Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SIP como peor opción

Durante casi 25 minutos, la conselleira de Facenda se esforzó en explicar por qué el escenario económico internacional ha provocado la reestructuración de las cajas y por qué la Xunta rechaza de plano una "fusión virtual" (SIP), como la que pretende Caixanova con entidades foráneas. Esto supondría, en su opinión, caminar hacia un modelo que supone la "pérdida de la naturaleza jurídica de las cajas". Para Currás, el SIP conformaría un conglomerado que, en la práctica, "sería un banco central que absorbería el poder de decisión y las vaciaría de contenido". Una entidad que mantendría las duplicidades, en especial en los órganos centrales.

"No es una Unión Temporal de Empresas", advirtió, tal y como defiende el alcalde de Vigo, Abel Caballero. "Es una unión permanente con una dirección única de negocio cuyas competencias quedarían en Madrid". Para ello puso como ejemplo la única fusión virtual que se ha llevado a cabo hasta el momento en España. "Es un acuerdo irreversible, aunque de iure no lo sea, lo será al compartir el núcleo del negocio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de enero de 2010