La Biblioteca Nacional saca su fondo de armario

'Tesoros al descubierto' muestra la riqueza de sus colecciones

La Biblioteca Nacional ha realizado una interesante operación de introspección en sus archivos y, tras seleccionar entre sus fondos algunos de los más variados y singulares, los expone a la vista del público hasta el próximo 21 de febrero en su sala hipóstila. Bajo el título Tesoros al descubierto: adquisiciones patrimoniales, la muestra es un compendio de objetos de gran valor cultural, impresos, manuscritos, grabados, dibujos, carteles, cartografías, audiovisuales y partituras musicales, que dan fe de la riqueza documental acopiada por la principal biblioteca del Estado.

Tal compilación procede de adquisiciones, así como de donaciones de instituciones o bien de particulares. Por ello, recorrer las vitrinas que enmarcan este excelente y variopinto repertorio resulta ser para el visitante una cadena de sorpresas. Jerarquizar la calidad estética, histórica o artística de los objetos mostrados es pues una misión sobremanera difícil. ¿Por dónde comenzar?

Quizá lo más eficaz sea referirse en primer lugar a un grabado que representa a Erasmo de Rotterdam, el humanista, cuyo amigo Alberto Durero lo inmortalizó en la pieza que aquí se expone. Data de 1526. La exposición no sigue, empero, un guión cronológico, porque de así serlo, un incunable escrito con caracteres hebreos en Híjar (Teruel), antes de 1500, debiera ocupar la posición de salida. De esta suerte, cerca de unos interesantísimos naipes toledanos de 1584, que ya entonces mostraban la misma disposición de iconos de la baraja actual, el visitante puede contemplar una postal mexicana enviada por el escritor Juan Rulfo a una dama amiga suya o bien un relato de la Vida de Cristo, del eximio editor renacentista Jacobo de Cromberger o la narración de la llegada a Madrid en marzo de 1623 del príncipe de Gales para su casamiento con la infanta María, hija de Felipe IV.

Junto a esta crónica paleoperiodística cabe ver una felicitación navideña dibujada por Rafael Alberti como socarrón felicitador. De un amigo de Alberti, precisamente, se encuentra apenas a unos metros de distancia un testimonio de alto valor literario: el poema manuscrito Crucifixión, de Federico García Lorca, enviado en 1929 a su amigo Miguel Benítez y que, en principio, iba a ir incluido en la edición de Poeta en Nueva York del vate granadino. Pero no pudo ser. El texto, del que únicamente existía el original enviado por Lorca a Benítez, se extravió y quedó oculto en un ejemplar del Romancero gitano. La Biblioteca Nacional ha rescatado el manuscrito y su contemplación procura la satisfacción y la sorpresa de lo insólito recobrado.

Con la placentera sensación de la transversalidad, lejos de los ejes cronológicos, la exposición prosigue mostrando joyas como dibujos de una belleza excelsa como una Cabeza del profeta Eliseo, de Francisco Bayeu, que data de 1781 u otra atribuida a Herrera el Viejo.

La exposición se completa con partituras musicales procedentes del fondo musical de la biblioteca, como un Tratado de violín, de Lepoldo Mozart, padre de Wolfgang Amadeo, o una obra menor, pero surgida en 1816 por la mano de Ludwig van Beethoven dedicada al general Wellington y a su triunfo en la batalla de Vitoria contra las tropas de Napoleón Bonaparte.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tesoros al descubierto: adquisiciones patrimoniales de la Biblioteca Nacional. Martes a sábados, de 10.00 a 21.00. Domingos y festivos de 10.00 a 14.00. Entrada gratuita. Biblioteca Nacional. Paseo de Recoletos, 20.

Cartel publicitario de tomates nacionales para el mercado inglés.
Cartel publicitario de tomates nacionales para el mercado inglés.BIBLIOTECA NACIONAL
Dibujos de Herrera el Viejo y de Joan Miró.
Dibujos de Herrera el Viejo y de Joan Miró.B. N.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS