Crónica:LIGA DE CAMPEONES | Sexta jornada
Crónica
Texto informativo con interpretación

El milagro de Van Gaal

El Bayern elimina al Juventus al golearle en Turín y el CSKA deja fuera al Wolfsburgo

Acabada la cuarta jornada de la fase de grupos, el Bayern parecía listo para despedirse de la Champions, a años luz del fútbol del Girondins y a cuatro puntos del Juventus. Louis van Gaal aseguró entonces que su equipo no estaba muerto. "Ni mucho menos", dijo bravucón. Tenía razón. Venció al Maccabi en la quinta y anoche derrumbó a los italianos, que, como locales, sumaban cinco años, nueve meses y un día sin caer, desde que el Deportivo tirara de Pandiani. Diecinueve partidos después, apareció Van Gaal y batió por 1-4 al Juventus. Sonrojante.

Al abrirse el telón, Olic remató al poste y Trezeguet definió en el área opuesta. Pero Butt, el portero del Bayern, se rebeló contra la falta de puntería de sus compañeros, se presentó a tirar el penalti de Martín Cáceres a Olic y no falló. Sentenciados ambos equipos por el solvente Girondins -ayer venció al simplón Maccabi (0-1) sin Chamakh ni Gourcouff-, el Bayern y el Juventus se jugaban el duelo a cara o cruz. Olic, entonces, remató una bola en la boca de gol y selló el pase bávaro. La guinda la pusieron Mario Gómez y Tymoschuck con el tercer tanto. Van Gaal repele los rumores de despido y Ciro Ferrara, el técnico juventino, queda en serio entredicho.

La campanada la dio el CSKA de Moscú al superar a domicilio (1-2) al oxidado Besiktas con Rüstü, Barzagli o Ernst como figuras. Krasnic y Aldonin remataron a gol y rentabilizaron los petrodólares rusos.

'Triplete' de Owen

Con la ayuda inestimable, eso sí, del Wolfsburgo, incapaz de superar a un Manchester United (1-3) en cuarentena. La zaga de Alex Ferguson sólo tenía un zaguero natural: Evra. Así, el de Covan reconvirtió a los medios Fletcher y Carrick como centrales y a Park como carrilero derecho. Pero el Manchester es un equipo que juega en campo ajeno y que guarda la pelota como nadie. Lo justo para desdibujar al Wolfsburgo, que padeció la puntería del entonado Owen por tres veces. Un triplete como en los viejos tiempos. De nada sirvió el tanto del ariete Dzeko, que enchufa todo lo que toca. El Manchester termina de líder.

También pasó el Milan, que a punto estuvo de tropezar otra vez contra el Zúrich, que ya se impuso por la mínima en San Siro. Ayer firmaron las tablas (1-1) en Suiza gracias a un penalti convertido por Ronaldinho. Un traspié sin más relevancia porque el Marsella perdió ante el Madrid, capataz de su grupo. Igual de mandamás resulta el Chelsea, que anoche, de trámite, empató (2-2) con el Apoel.

Butt, el portero del Bayern, bate de penalti a Buffon.
Butt, el portero del Bayern, bate de penalti a Buffon.EFE

La UEFA denuncia dopaje en el CSKA

La UEFA suspendió ayer por dopaje a Serguéi Ignashévich y Alexéi Berezutsky, jugadores del CSKA de Moscú. "Son dos futbolistas internacionales de alto nivel", les define para este diario Juande Ramos, entrenador del equipo ruso de septiembre a noviembre de este año; "seguro que es un accidente. Son inocentes". Ninguno de ellos pudo jugar el decisivo partido que enfrentó ayer a su equipo contra el Besiktas, turco.

La sanción, provisional, es inmediata y afecta a todos los encuentros, tanto de las competiciones rusas como de las europeas, al menos hasta que la comisión disciplinaria de la UEFA trate el caso de ambos futbolistas, en principio, el próximo día 17.

Según la UEFA, Ignashévich y Berezutsky dieron positivo al ser sometidos a un control selectivo de dopaje tras el partido del pasado 3 de noviembre contra el Manchester United (3-3) en la fase de grupos de la Liga de Campeones. En la prueba A de los dos se detectó una sustancia prohibida de carácter estimulante, incluida en la lista de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) de 2009.

El CSKA responsabilizó del incidente a sus médicos al declarar que "cometieron un error técnico" al no informar a la UEFA de que ambos habían tomado un medicamento denominado Sudafed para curarse de un resfriado. "Dicha sustancia no figura en la lista de las prohibidas, pero su ingesta con fines de tratamiento debe ser puesta en conocimiento de la UEFA en un formulario especial", indicó el club. La nota agrega que el CSKA ha informado a la UEFA de que "este incidente es consecuencia del fuerte resfriado contraído por ambos futbolistas y no tiene que ver con el uso de dopantes".

Juande, que fue despedido del club ruso una semana antes por perder el derby moscovita ante el FK (3-1), apostilla: "Por esa época, con el fuerte invierno, había varios jugadores constipados".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS