Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU pide ayuda a la calle para refundarse

La formación quiere ensanchar sus bases y renovar el programa en 2010

"Ayudadnos a mirar, ayudadnos a actuar", dijo -casi rogó- el diputado Gaspar Llamazares después de dos horas de discursos. Se lo pedía a las cerca de mil personas que ayer se juntaron en la sede de CC OO en Madrid para respaldar la "refundación de la izquierda transformadora" que IU promete abanderar. Había muchos militantes de esta fuerza política y del PCE, pero también sindicalistas, miembros de movimientos sociales, ecologistas, feministas, asociaciones de inmigrantes y de solidaridad, escritores o simples ciudadanos deseosos de conocer la receta de esa izquierda renovada en plena crisis capitalista.

La "refundación" -de su programa, de sus mecanismos organizativos, incluso de sus siglas si llega el caso- la anunció IU hace ya un año y deberá consumarse en una Asamblea extraordinaria en junio de 2010. La consigna es convencer a cuanta más gente mejor, recuperar a algunos que huyeron desencantados e incorporar a quienes siempre han hecho política desde la calle y nunca desde las instituciones. "Lograr que activistas sociales se conviertan en agentes políticos", resumió Enrique Santiago, secretario de Refundación. No es la primera vez que la izquierda propone eso, pero IU sostiene que ésta es la definitiva.

Lara: "Hoy parimos un cristal delicado y esta vez no se nos puede romper"

"Nos comprometemos a trabajar para que todas las personas, organizaciones y grupos activos que nos reclamamos de la izquierda empecemos a converger en un espacio común de deliberación y aprendizaje colectivo", reza el manifiesto para el que IU pide adhesiones. ¿Cómo se hará esa convergencia? Con foros de debate "a nivel de barrio, de centro de trabajo, de ciudad, de comarca y mancomunidad, de comunidad autónoma, nacionalidad histórica y también a nivel de todo el Estado". ¿Con quién se quiere converger? Respondió Cayo Lara, coordinador de IU: con todo el que abrace una serie de reivindicaciones "utópicas" que recitó y que en realidad viene a ser el programa electoral de IU.

"Hoy parimos un cristal delicado y esta vez no se nos puede romper, porque hay necesidad social de una izquierda alternativa. Tenemos que hacer lo posible para que esta esperanza no se frustre. Las puertas de IU están abiertas de par en par", dijo Lara.

La escritora Rosa Regás pidió que la izquierda deje de "inhibirse" y propuso un plan de acción: "Protestar sistemáticamente". Lara Hernández, "activista estudiantil", reclamó a IU que tienda un puente entre "el trabajo en las instituciones y los frentes de masas", que haga "política real". "Somos muchos aquí, pero faltan muchos", advirtió el escritor Isaac Rosa. Y hubo también quien subió a la tarima para sacar los colores a IU por no apartarse claramente de "los tejemanejes" en Caja Madrid (la formación tiene un vicepresidente en la caja).

Sólo de Llamazares se escuchó algo que sonó autocrítico: "La crisis es también de la izquierda, de nosotros mismos. Reconocerse parte de la crisis es imprescindible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 2009