El Gobierno redobla la inspección en la aceituna

CC OO calcula un fraude de casi dos millones de jornales

El Gobierno central va a redoblar este año la lucha contra la contratación irregular en la campaña de la aceituna. La crisis económica y la elevada tasa de paro en otros sectores, caso de la construcción, hacen temer a las autoridades laborales que aumenten los casos de explotación jornalera en el campo. Solamente en la provincia de Jaén, que moviliza a unas 100.000 personas en la campaña de recogida de la aceituna, la Inspección de Trabajo va a incrementar esta campaña un 30% las actuaciones y habrá una treintena más de agentes de la Guardia Civil que visitarán los tajos a caballo y con motos todoterreno.

El objetivo es luchar contra la economía sumergida, pues según el sindicato Comisiones Obreras en la pasada temporada se detectó una bolsa de fraude de casi dos millones de jornales no declarados durante la campaña aceitunera.

La Unión de Guardias Civiles denuncia la escasez de agentes

El subdelegado del Gobierno en Jaén, Fernando Calahorro, admitió ayer que existe economía sumergida en el campo aunque precisó que no hay estadísticas precisas al respecto. Calahorro recordó que las sanciones para quienes empleen a trabajadores sin dar de alta o a inmigrantes sin permiso de trabajo se exponen a sanciones de 6.000 euros.

Durante la anterior campaña se abrieron siete expedientes por este tipo de infracción. El Gobierno encontró la complicidad de los empresarios: "Que no se le ocurra a nadie utilizar a personas sin documentación, no sólo por la sanción económica sino que pueden incurrir en causa penal si se produce un accidente laboral", advirtió Luis Carlos Valero, gerente de Asaja en Jaén.

El subdelegado del Gobierno reunió ayer a las organizaciones agrarias para recordarles que el plan de actuación de la Inspección de Trabajo incidirá en evitar supuestos de abuso en materia de jornada, salarios por debajo de convenio, etc; un plan para aflorar posibles situaciones de empleo sumergido; contratación de trabajadores extranjeros sin autorización para trabajar en España, compatibilización prohibida del trabajo con prestaciones de Seguridad Social e incumplimiento de las obligaciones de alta y cotización en el Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social. Finalmente, se vigilará el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

En este sentido, se indicó que la utilización de quads para la recogida de la aceituna se permitirá si están homologados para la actividad agraria.

Pese al incremento de medios anunciado por el subdelegado del Gobierno para esta campaña de la aceituna, la Unión de Guardias Civiles (UGC) vinculó ayer la escalada de robos en el campo con la escasez de agentes en el medio rural.

Sólo en Jaén, con una plantilla de 1.334 guardias civiles, indicaron que existe un déficit de personal del 30%. Manuel García, secretario de la UGC en Andalucía, denunció que "la mayoría" de los vehículos sobrepasan los 200.000 kilómetros y su estado es deficiente.

Ante el inminente inicio de la campaña de la aceituna -muchas almazaras abrirán sus puertas a partir del día 23- la UGC alertó de que la actual crisis puede aumentar la conflictividad laboral en los tajos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de noviembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50