Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Coruña se resiste a abaratar el puerto en 70 millones pero admite que es viable

Fomento urge cerrar este año un acuerdo para financiar el sobrecoste de la obra

Tanto el Ministerio de Fomento como la Autoridad Portuaria de A Coruña son optimistas sobre la posibilidad de cerrar antes del 31 de diciembre un acuerdo para financiar el sobrecoste de la construcción de la nueva dársena situada en Punta Langosteira (Arteixo), cuya factura se disparó en 321 millones de euros sobre el presupuesto inicial. Las diferencias entre Madrid y A Coruña sobre la dimensión del futuro puerto exterior, concebido con el objetivo primordial de retirar de los viejos muelles del centro de la ciudad el tráfico marítimo de mercancías molestas o peligrosas y liberar los terrenos para su uso inmobiliario, no parecen un escollo insalvable.

La Autoridad Portuaria reconoce que el puerto exterior de A Coruña puede empezar a operar y recibir en el plazo previsto -de 2012- barcos de graneles, como soja o clinker, sin que se acometan de inmediato algunas "obras complementarias". Entre ellas está un contradique y un muelle adosado que tienen un coste de 70 millones, y que permitirán contar con una dársena más amplia y ambiciosa de lo previsto inicialmente. "La obra del puerto es viable sin acometer ahora esa tercera fase del proyecto", admiten desde el Puerto.

Según Puertos del Estado, el contradique dificultaría el acceso de los petroleros

Sin esa superficie a mayores no se podrán liberar los tres muelles del centro

Para Fomento, ante la falta de dinero para acabar el proyecto (son 283 millones de euros, según los cálculos de los responsables coruñeses), es lógico redimensionar la obra y aplazar trabajos como ese contradique para conceder un crédito blando a largo plazo que permita terminar la construcción del puerto. Las negociaciones entre el ministerio y la Autoridad Portuaria están muy avanzadas para cerrar ese préstamo, similar al de 215 millones concedido para la ampliación del puerto de Gijón.

No obstante, el organismo coruñés que preside Enrique Losada se resiste a renunciar o a aplazar la construcción de ese contradique y muelle adosado que planificó para ampliar en un millón de metros cuadrados la superficie y línea de atraque de la futura dársena, y por lo tanto para incrementar las posibilidades de negocio y obtención de ingresos del puerto de A Coruña. Es una obra "complementaria" pero necesaria, alega, "para garantizar la plena operatividad futura" de Punta Langosteira.

En sus argumentos incluso asegura que, sin esa superficie a mayores, no está garantizado poder trasladar al nuevo puerto todas las mercancías previstas. Eso impediría liberar los tres muelles del centro de la ciudad, que el Puerto tiene previsto vender para su urbanización. La Autoridad Portuaria calcula que podría obtener con esos terrenos de gran valor inmobiliario unos 200 millones de euros. Un dinero con el que cuenta para pagar el puerto exterior, cuyo coste total supera los 789 millones.

Pero frente a esos criterios economicistas, Fomento y Puertos del Estado insisten en que no sólo hay razones financieras, y el ahorro de una obra presupuestada en 70 millones, sino también cuestiones técnicas que aconsejan aplazar la construcción de ese contradique, previsto para 2014. Los técnicos de Puertos del Estado, tras cinco reuniones desde agosto con sus colegas de A Coruña, emitieron un informe en el que sostienen que el contradique, al situarse enfrente de los pantalanes previstos para Repsol, dificultaría el acceso de los petroleros.

"Punta Langosteira fue concebido como un puerto energético cuyo objetivo número uno es sacar de la ciudad los tráficos de mercancías peligrosas, y es lo que tenemos que mirar, no atender a otras perspectivas de índole inmobiliaria", argumentan desde Puertos del Estado. Para el ente que preside Fernando González Laxe, con un "poco de colaboración" y apartando "las fricciones", el acuerdo para la concesión del préstamo se puede cerrar en un mes. Las negociaciones sobre la viabilidad económica del proyecto, que incluye garantizar que el puerto coruñés tenga la solvencia suficiente para devolver el crédito al Estado, están muy avanzadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de noviembre de 2009