Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al sol el penúltimo día de octubre

Madrid ha vivido un otoño especialmente cálido, soleado y seco. Pese a ello, en septiembre no se han consignado picos en las temperaturas más altas, sino más bien medias altas, en torno a los 27 grados al mediodía. La causa ha sido la persistencia de un anticiclón, una zona de altas presiones, enclavado a 10 kilómetros de altura en el oeste de la Península ibérica, sobre el océano Atlántico, que ha impedido la penetración hacia el centro de España de las borrascas procedentes del suroeste y que son las que en Madrid causan la lluvia y los frentes nubosos que mitigan la radiación solar y el calor.

Las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología auguran, sin embargo, pluviosidad normal para las próximas semanas. La sierra madrileña es la principal garante del agua en la ciudad, ya que allí los índices de lluvia en litros por metro cuadrado doblan -en Navacerrada incluso triplican- los correspondientes a la capital, curiosamente inferiores a los de la ciudad de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 2009