Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Relato histórico y novela actual destacan en los Premis Octubre

Una terna con novelas históricas y varios relatos actuales destacan entre las favoritas a llevarse la categoría de narrativa de la XXXVIII edición de los Premis Octubre, organizados por la Fundació Ausiàs March, que se fallarán mañana. Varios miembros del jurado destacaron ayer entre las obras más relevantes algunas novelas históricas, entre ellas un relato "con mucha sangre y mucha tensión" ubicado en el barrio de la judería de Barcelona en el siglo XV. También sobresalen varios relatos actuales en los que no faltan los argumentos situados en la ciudad de Valencia. Es el caso de una historia "con mucha intertextualidad" basada en una pérdida amorosa. Y otra novela, que mezcla varios escenarios geográficos con la temática esotérica, tan de moda, y con hechos históricos, como la caída del Muro de Berlín, también destaca por su calidad.

No obstante, y pese a que este año se ha reducido drásticamente el número de obras presentadas, con 14 (frente a 24 el año anterior y más de 40 en años precedentes), las opiniones de los miembros del jurado son muy dispersas, a falta de que se pongan de acuerdo de cara al fallo definitivo de mañana.

En un año en el que se ha eliminado la categoría de periodismo, esta vez se han presentado a los premios, aparte de las 14 novelas, otros 30 originales en la categoría de poesía, 18 obras en la de teatro y otros 16 textos en ensayo.

Mientras, ayer prosiguió el desarrollo de la apretada agenda de conferencias y debates que enmarcan los Premis Octubre. Si el miércoles en la sesión matinal del XXI Encontre d'Escriptors se habló sobre la literatura digital, debate en el que se apostó por aprovecharse de las oportunidades en un punto intermedio entre la tecnofobia y la tecnofilia, ayer la polémica se centró entre el cine y la literatura.

El Congrés de Mitjans de Comunicación puso de manifiesto en varios foros el desencuentro entre los autores cinematográficos, que defienden su fidelidad a las obras literarias al tiempo que su libertad de creación, y los escritores, que suelen ver desvirtuada su obra primigenia cuando se traslada a la gran pantalla. Por la tarde, el guionista Joan Álvarez explicó que actualmente entre el 50% y el 60% de las películas se basan en guiones literarios, por lo que la polémica, la colisión entre los dos mundos, cada vez es mayor. El realizador Ventura Pons, que adapta novelas en el 90% de sus películas, defendió que película y libro son realidades distintas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de octubre de 2009