Reportaje:Octava jornada de Liga

"Espero que Quique dé con la tecla"

El vestuario rojiblanco, entre los nervios y la falta de explicaciones

Sabedor de su volatilidad en el cargo, Santi Denia se propuso "disfrutar" de su primer y último partido al frente del Atlético. Borja Valero dejó al entrenador interino con las ganas. "¿Qué ha ocurrido? Quizás se deba al estado de nervios de la plantilla, porque la verdad es que no sé qué ha pasado... No es normal que con dos jugadores menos el Mallorca te haga ocasiones. Espero que Quique dé con la tecla", dijo con un hilo de voz el preparador interino. Fuera, el ruido era ensordecedor. La bronca de los seguidores rojiblancos provocó que un millar intentase asaltar el palco. Los trabajadores del Atlético tuvieron que bajar el cierre del acceso a la sala noble del Calderón mientras la policía nacional dispersaba a la hinchada con sus caballos.

Más información

No fue la única nota discordante de la noche. Justo después del descanso, la seguridad del club y varios ultras del Frente Atlético retiraron una pancarta contra el racismo, justo en la semana que la UEFA ha elegido para combatir la xenofobia que se agolpa en las curvas de los estadios. Los jugadores rojiblancos ni se enteraron. "Nunca me había pasado esto, que me empaten jugando contra un rival con dos jugadores menos. Es difícil explicar las causas del mal partido realizado. Lo único que podemos reconocer es que hemos jugado muy mal y que las críticas de los aficionados son lógicas", dijo Agüero. "En el mundo del fútbol hay cosas difíciles de explicar y esto no tiene explicación. El vestuario sabe que esto no puede pasar. Hemos tocado fondo, pero no es la culpa de alguien en particular, aquí todos somos culpables", le secundó Jurado. "Lo hicimos mal, muy mal. Aunque creo que de haber metido el primer penalti todo hubiera sido diferente", añadió Forlán.

Toda la alegría negada al Atlético la reflejaba Gregorio Manzano en la cara. "Parecía difícil igualar, pero pienso que el empate es más que justo. La duda que tengo es qué habría pasado si hubiéramos jugado con 11 todo el partido. Felicito a mis jugadores por el tremendo esfuerzo que han realizado", dijo eufórico el entrenador del Mallorca. Preguntado por los problemas del Atlético, el preparador jienense, psicólogo de carrera, los achacó a la falta de moral: "Sus jugadores no han dominado este partido jugando contra dos menos. He visto muchos nervios en el campo y con nervios y falta de confianza es difícil. Y eso es un mal síntoma. Es momento de reflexionar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 25 de octubre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50