"¡Quiero mis cordones!"

El presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, aludió ayer a un "cúmulo de fatalidades", para explicar el ridículo que el órgano que preside ha hecho en el caso del pirata.

Porque Abdu W. se encuentra muy divertido con la situación. A uno de los jueces le dijo: "¡A cuánta gente estoy conociendo en tan pocos días!".

Y es que en esta semana y media el somalí ha visto a cuatro jueces: Garzón, Pedraz, Andreu y De Castro, al menos tres fiscales y ha estado en la cárcel, en un centro de menores de protección y en otro de régimen cerrado, mientras lo pasean arriba y abajo por Madrid.

Sus incomodidades pasan porque quería recuperar su teléfono móvil, lo que no es posible.

Ayer, sin embargo, sus reivindicaciones eran otras. Había pasado la noche en un centro de protección de menores y le habían retirado los cordones de las zapatillas porque no es la primera vez que alguno se suicida uniendo sus extremos. Como fue trasladado a la Audiencia, clamaba: "¡Quiero mis cordones!"

Más información
Ningún juez quiere al pirata
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS