Las gitanas exigen mejorar su acceso a la educación

El colectivo celebra su congreso nacional en Alicante

Es un colectivo que soporta una doble discriminación, primero por su condición de mujer y, segundo, por las restricciones inherentes a sus tradiciones, las de la etnia gitana. Sin embargo, en los últimos años la vanguardia juvenil del colectivo ha dado un paso al frente en pro de materializar sus derechos y consolidar su libertad, tanto en el ámbito interno de la comunidad gitana como en el conjunto de la sociedad. Y para ello creen clave avanzar en dos campos en los que históricamente su marginación ha sido palmaria: la educación y la sanidad.

Desde ayer, unas 350 mujeres, la mayoría entre 20 y 30 años, participan en Alicante en el I Congreso Nacional de Mujeres Gitanas. Durante dos jornadas estas mujeres debatirán sobre las cuestiones que más afectan a su futuro, entre ellas, la educación, sanidad, empleo, participación en la política, asociacionismo y tradiciones y legislación.

"Tenemos un atraso en igualdad y libertad de 30 años respecto a las otras"

"Somos un colectivo con una doble marginación, y con un retraso en cuanto a la igualdad y la libertad de unos 30 años respecto a las mujeres del conjunto de la sociedad", explica Alexandria da Fonseca, coordinadora del área de la mujer del Instituto de la Cultura Gitana. "Y tenemos claro que para superar esas diferencias la clave es mejorar el acceso a la educación", explicó. "Si no tenemos mujeres formadas no podremos avanzar en la libertad", dijo más adelante. La representante del colectivo señaló que oficialmente el Instituto de la Cultura Gitana carece de datos objetivos sobre la presencia de la mujer gitana en el sistema educativo. "Vamos a encargar un estudio para conocer esa realidad y plantear alternativas", señaló.

La sanidad, y sobre todo en la rama de la ginecología, es otra de las carencias del colectivo. "Las mujeres gitanas son las que más depresiones sufren. Tienen una media de un hijo por año, y prácticamente sin ningún control sanitario", argumentó Da Fonseca.

En la inauguración del congreso, la subsecretaria de Cultura, Mercedes Palacios, y la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, animaron a las participantes a luchar contra su exclusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 23 de octubre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50