Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Chema Alvargonzález, fotógrafo y escultor

Nacido en Jerez, fundó talleres para artistas en Berlín

Ayer murió en Berlín el jerezano José María Alvargonzález, fotógrafo, escultor, autor de videoinstalaciones y fundador de los talleres GlogauAIR, donde residen y trabajan temporalmente artistas internacionales en el barrio berlinés de Kreuzberg. Durante su largo padecimiento, Alvargonzález continuó sus proyectos artísticos y fotográficos en colaboraciones con diversos medios y en su apoyo a la residencia de la Glogauer Strasse 16, dirigida en los últimos años por la artista Irene Pascual.

Alvargonzález llegó a Berlín cuando caía el Muro. En la nueva capital alemana desarrolló parte de su trabajo artístico de los últimos 20 años. También vivía y trabajaba en Barcelona. En Berlín, destacó en 2001 su instalación Mehr Licht (Más luz, las supuestas últimas palabras de Johann Wolfgang von Goethe en su lecho de muerte) en la fachada de la embajada de la Confederación Helvética, en los aledaños de la Cancillería y el Reichstag. La combinación de la luz, sonido, escritura y fotografía le servían, dicen los críticos, para conferir a la arquitectura atmósferas y significados diversos, que se reflejaban a su vez en las palabras.

Su proyecto para La Noche en Blanco se concretó en un encarte para EL PAÍS

En 1992, Alvargonzález utilizó el edificio de la actual embajada de España en Berlín, entregado en 1943 a la España franquista como compensación por la expropiación de la anterior Embajada. Abandonado hasta 2003, el edificio tenía entonces las ventanas tapiadas. Alvargonzález instaló luces rojas con la palabra Abwesenheit (ausencia), también en rojo, para "evidenciar los agujeros de nuestra memoria: lo desconocido, lo imperceptible y el olvido".

También en Berlín, Alvargonzález participó en la exposición colectiva en la Casa de las Culturas del Mundo, que se llamó El Castillo Rojo. Su eje era la Alhambra de Granada y participaron 10 artistas del ámbito mediterráneo.

En 2007, Alvargonzález instaló en el edificio de Telefónica, en la Gran Vía de Madrid, una obra similar. Durante La Noche en Blanco madrileña de ese año colgó 54 palabras de la fachada del edificio y ese mismo proyecto se materializó también en un encarte que de distribuyó con EL PAÍS.

El edificio que ocupa el centro GlogauAir es una antigua escuela en el corazón de Kreuzberg, barrio fronterizo entre el Berlín Occidental y el Oriental. Este proyecto en marcha es uno de los lugares de encuentro de los más diversos artistas españoles afincados o de paso por la capital alemana, entre los que Alvargonzález fue una figura destacada. Chema Alvargonzález afirmó en una ocasión, durante una entrevista, que a los artistas españoles les faltaba "glamour". No estará de acuerdo quien haya cenado en el ático, muy cerca de la Glogauer, donde Alvargonzález vivía, trabajaba e invitaba a amigos y conocidos a cenas y largas conversaciones de sobremesa sobre libros, películas o cualquier otra cosa interesante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de octubre de 2009