Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sergas dio contratos por 800.000 euros a la promotora de la sede del PP

La Fegas rechazó un alquiler de 125.000 euros anuales y acabó gastando 3,9 millones

La Xunta no se quedó en un simple sobreprecio. Si la modificación del contrato para comprar la sede de una fundación del Sergas elevó el coste en un millón de euros, que fue a parar al bolsillo del mismo promotor que construía el local del PP de Galicia, las facturas hicieron otro tanto. A lo largo de 2003 y 2004, la inmobiliaria remitió a la Consellería de Sanidade más de 140 facturas por 800.000 euros. El importe total del inmueble pasaba así de 3,07 millones de euros a casi 4 millones. Su precio de mercado era de 1,7 millones, según un informe de la consultora Tinsa.

Una vez construido el edificio, la fundación sanitaria fue encargando, siempre a la inmobiliaria que construyó su sede y la del PP, distintas obras de acondicionamiento para la primera. Todas ellas, por valor ligeramente inferior a los 90.000 euros, de forma que las licitaciones las tramitó directamente el director de la fundación, Javier Bouzada Romero, sin necesidad de elevar propuesta al patronato de la Fundación Pública Escola Galega de Administración Sanitaria (Fegas). La empresa Kotlas cobró así, por ejemplo, 154.591 euros en obras de instalación eléctrica, divididas en tres facturas, además de otros 60.935 en iluminación.

La Fegas asumió el gasto pese a contar "con material de sobra"

La Fegas no reparó en gastos. Las facturas revelan el pago de 42.793 euros para cuadros de alimentación individuales, con tomas de ordenador y corriente, para los alumnos de la escuela. En tres bases para tapas de mesas de ordenadores y otras cuatro para el salón de actos, la inmobiliaria facturó 14.354 euros. Los gastos incluyen 5.656 euros en tomas de proyectores fluorescentes, 9.241 en azulejos de aseos, 27.437 en pantallas fluorescentes, 3.495 en barandillas y 3.616 en tres chapas con el anagrama de Fegas.

Sin embargo, unos meses antes, el 24 de abril de 2002, el director del Fegas reconocía ante el patronato que la escuela disponía en esos momentos "de material informático y de oficina de sobra". El acta de aquella reunión recogía la decisión de implantar la actividad docente en el Pazo de Congresos y Exposicións de Santiago, con un coste anual de 125.492 euros. La única inversión, sostenía Bouzada, consistiría en dividir con mamparas los 228 metros cuadrados del bloque D del Pazo para "estructurar las distintas oficinas". Seis meses más tarde, el 1 de octubre, Bouzada informaba de que "razones de tipo económico y de política local" hacían imposible el uso del Pazo de Congresos.

A esa reunión, el director de la Fegas se presentó con una alternativa: las condiciones de adquisición y financiación de un inmueble para construir la sede de la fundación. Javier Bouzada llevaba bajo el brazo las características de las instalaciones y el pliego de condiciones para la licitación del contrato, que incluían la ubicación en la propia zona de San Lázaro y una superficie en metros cuadrados coincidente con la que le ofertaba la inmobiliaria que construiría la sede del PP. Sólo esa compañía presentó oferta. El 11 de diciembre se le adjudicó el contrato.

"Fue un error al cortar y pegar"

Javier Bouzada, director de la Fegas durante la operación, atribuyó ayer las correcciones que elevaron el precio de la sede en un millón de euros al "error de un funcionario". Según Bouzada, ese trabajador empleó distintos borradores de contrato con la inmobiliaria que construyó la sede del PP. "A la hora de cortar y pegar para hacer el definitivo, se equivocó; es un error que ese funcionario asume", declaró.

Bouzada asegura que cuando cerró la operación desconocía que el PP se iba a instalar en el mismo edificio, y niega "haber hablado nunca ni conocer de nada a Jesús Palmou", entonces secretario general del PP. "Yo despachaba con el presidente en funciones del patronato", aclara. También sostiene que volvió al notario para dar cuenta de los errores, no sin advertir al patronato de la Fegas, sino "por mandato" de ese organismo, con el objetivo de subsanar las incorrecciones. Bouzada asegura que la operación fue "impecable" y atribuye el caso a que "el PSOE está cinco puntos por debajo del PP".

Sanidade omite la rectificación

La Consellería de Sanidade defendió ayer la "transparencia" de la compra de la sede de la Fegas, y limitó a 79.846 euros la diferencia entre el primer contrato firmado ante notario y el rectificado 18 días después. En un comunicado, el departamento que dirige Pilar Farjas asume rectificaciones menores, pero concluye que el precio establecido en la primera visita al notario era de 2.994.034 euros. Esa cantidad sale de sumar la compra de una parte del inmueble (820.992 euros), el pago de alquileres del resto (1.248.883) y sus respectivas opciones de compra (924.158).

Lo que las reproducciones que acompañan la nota de la consellería no incluyen son los dos párrafos que establecen que las opciones de compra se entenderán abonadas con cargo a los alquileres, de forma que "no procederá, en el momento del ejercicio y materialización de la opción de compra por la Fegas, el abono de cantidad alguna". Sin esos 924.158 euros, el precio de la sede de Fegas saldría en 2,07 millones de euros, un millón menos del aceptado cuando fundación y promotora volvieron al notario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 2009

Más información