Reportaje:

Escacena, restos humanos en medio del camino

Asociaciones de Memoria Histórica critican el "vacío legal" en el hallazgo

El hallazgo de numerosos restos óseos humanos en un camino de tierra entre las localidades onubenses de Paterna y Escacena del Campo ha provocado la indignación de las asociaciones de Memoria Histórica que piden una investigación.

A mediados de agosto, un vecino de Escacena encontró por casualidad varios huesos humanos. Días antes, en el transcurso de unas obras, una excavadora había abierto un talud de tierra y los restos, partes de un cráneo y una mandíbula, cayeron al suelo. La Guardia Civil comprobó que eran humanos pero alegó que no eran de su competencia ya que el forense había determinado que tenían más de 30 años. Tampoco se confirmó si sumaban más de 100, con lo que la Delegación provincial de Cultura de la Junta tampoco sabe si se debe ocupar del tema al no tratarse de patrimonio histórico. Desde entonces, las asociaciones de Memoria Histórica se quejan del "vacío legal" que se produce en este tipo de casos: ¿Quién debe hacerse cargo de estos cuerpos sin identificar? Mientras se decide la respuesta, los huesos siguen en el camino, a la intemperie, a la vista de todos.

Una excavadora abrió un talud de tierra y aparecieron los huesos
La Guardia Civil no actúa porque, según el forense, tienen más de 30 años

En el pleno del Ayuntamiento de Escacena, el pasado 11 de septiembre, se acordó por unanimidad solicitar una investigación. "Enviamos la moción a la Delegación de Justicia y de Cultura, pero todavía no han respondido", explican. El comisario de Memoria Histórica de Andalucía, Juan Gallo, se reunió con el vicepresidente de la asociación onubense, Rafael López, el pasado jueves. Se comprometió a dar una respuesta si al final se demuestra que los cuerpos pertenecen a la represión franquista. "Pero ni siquiera se sabe eso", se queja López. "Si no se identifican, ¿cómo lo vamos a confirmar?". Cecilio Gordillo, coordinador de Recuperando la Memoria Histórica Social de Andalucía-CGT, se pronuncia en el mismo sentido: "Se repite el limbo judicial de siempre. Con menos de 25 años los huesos son investigados por la Guardia Civil. Si tienen más de 100 son competencia de los historiadores. ¿Qué pasa con esos años intermedios que coinciden con la represión y la Guerra Civil?". Los agentes que participaron en el caso lamentan haberlo tenido que abandonar. "Nos hundimos en un vacío competencial evidente", manifiesta la Guardia Civil de Huelva.

"La máquina partió un cuerpo por la mitad. Después cayeron al suelo las costillas y el cráneo", cuenta R. E. G., de 36 años, hijo del hombre que halló los restos. "Allí debe de haber muchos muertos", afirma. Tanto en Paterna como en Escacena, desde mediados de agosto, los vecinos sólo hablan de una cosa: los huesos del camino. El historiador Francisco Espinosa, experto en la represión en la provincia de Huelva, señala que "todas las zonas del Condado están llenas de posibles fosas" y denuncia que no exista todavía una "política clara" sobre las actuaciones a ejecutar en estos casos. Y Espinosa lanza una pregunta al aire: "¿Qué pasa cuando hay restos que no reclama nadie?"

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS