Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo puerto coruñés necesita 283 millones más tras doblar su coste

La Autoridad Portuaria propone que Fomento avale un crédito como hizo en Gijón

La construcción del puerto exterior de A Coruña, la mayor obra pública en curso en Galicia tras el AVE, está al borde de la bancarrota. Su coste se ha disparado hasta 789 millones de euros, 419 más de lo previsto, fundamentalmente por la revisión de precios y la ampliación en un millón de metros cuadrados del pantalán, imprescindible para garantizar su operatividad. Cuenta, además de otros recursos propios, con un prestámo, con subvenciones de la UE (268 millones) y estima que podrá obtener otros 200 millones de la venta de los terrenos del viejo puerto en el centro de la ciudad, que se liberarán para urbanizar. Pero siguen faltando 283 millones. Y urge cubrir ese agujero porque, si no, la construcción se deberá paralizar en nueve meses, a mediados de año, dado que la Autoridad Portuaria calcula que no podrá pagar, sin no hay solución antes, los 57 millones que por esa fecha tocará abonar para continuar la obra.

El panorama que dibujó ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, ante el consejo de administración es de lo más sombrío. La construcción de la nueva dársena, situada en la agreste Punta Langosteira, en Arteixo, avanza a buen ritmo y "se cuenta con acabarla en plazo", para que reciba barcos en 2012. Aunque desde el punto de vista financiero, "el momento es difícil". Pero no imposible, en opinión del responsable del puerto.

La solución estaría, avanzó, en imitar el modelo del puerto de Gijón, donde Fomento acaba de avalar un crédito para completar su construcción. La dársena asturiana está "en una situación pareja a la de A Coruña y no veo por qué no se articula una fórmula como la de Gijón", insistió Losada.

Con un préstamo blando a largo plazo, se cubriría ese agujero a tiempo para asegurar los pagos a mediados de 2010, agregó Losada. Obtenerlo, dijo, es posible "porque la actividad portuaria es rentable, y éste es un puerto bien gestionado y con buena generación de recursos". De hecho, el puerto, si consigue financiación para terminar Punta Langosteira, calcula asumible su endeudamiento, que "alcanzará los 410 millones en 2015".

La Autoridad Portuaria, Puertos del Estado y Fomento se han fijado como fecha limite el 15 de octubre para concretar todos los aspectos técnicos, económicos y financieros. Losada se mostró confiado en que "se arbitre una solución". No obstante, desgranó toda una batería de argumentos y llamamientos a las instituciones, incluido el Ayuntamiento de A Coruña y la Xunta, para mantener el consenso que existió para poner en marcha el proyecto.

"Fue una decisión de Estado", recordó para incidir en que la Autoridad Portuaria, aunque tenga un presidente nombrado por la Xunta, depende de Fomento. Lo que sí descartó el regidor coruñés es la posibilidad de buscar financiación privada, algo "sin precedentes en España".

"Vamos a tocar todos los palos", agregó, incluso la de pedir más ayudas a la UE (algo difícil de lograr, según Puertos del Estado). Y aunque en el caso de Gijón el acuerdo para un prestámo fue posible gracias al consenso con el Gobierno de Asturias, en Galicia, Losada evitó incluir a la Xunta. El Gobierno gallego dio "su respaldo absoluto" a la nueva dársena, y la pelota está, según el presidente de la Autoridad Portuaria, en el tejado de Fomento. Aunque, añadió el alcalde, "es el momento de que todas las Administraciones pasen de las palabras de apoyo a los hechos".

Sin conexión por tren

Otro nubarrón que se cierne sobre la obra también depende del ministerio de José Blanco. Y es la reclamada conexión ferroviaria con la dársena, imprescindible para que el segundo cliente del puerto de A Coruña, Fenosa, traslade sus descargas de carbón a Punta Langosteira. "Ni siquiera se ha licitado el proyecto informativo", se quejó el responsable de la Autoridad Portuaria. Tanto la compañía como el principal operador del puerto, Repsol, no podrán trasladarse antes de finales de 2014. La petrolera, que "va a tener que invertir para construir un poliducto y tanques", advirtió Losada, está calculando el coste de su traslado para empezar a negociar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 2009