Reportaje:LA JEFA DE TODO ESTO | Asunción Sánchez

Otra mirada al cielo de Madrid

La directora del Planetario apuesta por la modernización de las instalaciones

En la pequeña localidad zamorana de Morales del Rey, donde nació Asunción Sánchez, se ven muy bien las estrellas. Apenas hay contaminación lumínica. De pequeña, la directora del Planetario de Madrid disfrutaba mucho mirando el cielo nocturno. A simple vista, nada de telescopios. "Admiro mucho a la gente que se pasa una noche entera mirando por un telescopio, yo soy incapaz", confiesa.

La zamorana dejó pronto su tierra, cuando a los 17 años vino a estudiar a la capital, y asegura sentirse madrileña. Luego su vida, cuenta, "la ha marcado el Planetario, porque exige mucha dedicación". Pero se trata de "una vida fantástica", puntualiza tras explicar que lleva 23 años dirigiendo el Planetario. Desde unos meses antes de que abriera sus puertas el 29 de septiembre de 1986. Tanto tiempo después mantiene "la misma ilusión, como una chavalilla", asegura. Se le nota cuando abre mucho los ojos para explicar el movimiento de las estrellas de noche en noche o cuando sonríe al contar "los escarceos amorosos de Júpiter" que protagonizarán la participación del Planetario en la próxima Noche en Blanco. Será la propia directora la encargada de narrar Los mitos de la noche en blanco este próximo sábado.

El centro recibe 150.000 visitantes al año; casi la mitad son escolares
"Hay que saber llegar a todos los públicos, expertos o no"

Su trabajo le encanta. "Menos cuando me tocan temas burocráticos de papeleo", puntualiza con una sonrisa tímida. Lejos de informes y presupuestos, lo que más le gusta, repite una y otra vez, es su parcela creativa y divulgativa. Y eso que su especialización en la carrera fue la física teórica, pero "desde el principio sabía que me quería dedicar a la divulgación". Trabajó un tiempo como profesora ayudante en la UNED y no se lo pensó cuando el Ayuntamiento convocó un concurso para dirigir el futuro planetario.

El equipo que dirige permanece casi invariable desde entonces. En el Planetario trabajan en total 30 personas, pero el núcleo duro que organiza las actividades está formado por cuatro operadores y cuatro técnicos superiores (un ingeniero técnico, otro superior, el subdirector y ella misma). Son los encargados de montar todos los programas y exposiciones del centro, que ha organizado cerca de 80 en sus 23 años de vida. Para ello, los ocho integrantes se dividen en grupos más pequeños, en los que se nombra a un responsable del proyecto. Empieza entonces un proceso que "se alarga durante más de un año": se madura la idea para el programa, se busca toda la documentación y se realiza el guión, visual y sonoro. "Al final se trata de hacer un espectáculo visual, es como producir una película". Para ello tienen que contactar con colaboradores externos que se encarguen de la animación o de la música.

Todo para que, tras los 45 minutos que suelen durar los montajes divulgativos del Planetario, "el público se quede con ganas de más. Que impacte y cree incógnitas, que sepa a poco". Y todo ello teniendo en cuenta que "hay que saber llegar a todos los públicos, expertos o no iniciados". Todo un reto en el que Sánchez se siente como pez en el agua, buscando siempre un toque original. Como con la serie El cielo de una noche de..., un programa en directo en el que cada día se explica el cielo que se puede ver, dependiendo de la fecha del año.

Las próximas propuestas son las dos semanas dedicadas a la Agencia Espacial Europea, que comienzan mañana día 15, con la inauguración de un espacio permanente en el centro y el comienzo de una serie de conferencias.

Estas actividades se unen a las cinco exposiciones actuales y a todos los actos que durante el 2009 han celebrado el Año de la Astronomía. "Para un planetario todos los años son de la astronomía", bromea la directora, "pero es verdad que este año ha habido más actividades y también más público".

El madrileño es el tercer planetario creado en España, donde ahora hay 12. Recibe 150.000 visitantes cada año, de los que casi la mitad, cerca de 70.000, son escolares. Sánchez se muestra muy satisfecha con la "inmensa fortuna de ser un centro muy popular entre el público de Madrid, que es muy fiel". Cualquier conferencia que organizan, asegura, recibe un mínimo de 200 oyentes. "Hemos conseguido grandes logros, más de los que somos capaces de contar. Se han despertado vocaciones científicas y se ha aumentado el interés por la astronomía", afirma con un punto de orgullo.

Y es que para ella, el de Madrid "es el mejor planetario del mundo por su originalidad". Aunque "por instalaciones y medios", técnicamente se queda con los de Nueva York y Hamburgo. Por eso el objetivo más inmediato del centro madrileño es la modernización y digitalización de sus aparatos. La directora asume que "estamos en una época difícil en lo económico", aunque recalca "la total disposición del Ayuntamiento para la modernización del centro".

Una modernización en la que ella quiere seguir siendo protagonista. "En el futuro me veo aquí", asegura, "estoy encantada porque es un trabajo que me ilusiona. Es gratificante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 15 de septiembre de 2009.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50