Análisis:DESDE EL PARQUÉ | MercadosAnálisis
i

Los datos positivos se retrasan demasiado

La incertidumbre se va afianzando poco a poco en los mercados de valores de todo el mundo, en los que son numerosos quienes piensan que ya se han alcanzado unos objetivos más que razonables. Un día más se ha esgrimido el argumento de que el actual nivel de las cotizaciones exige datos positivos de la economía real, algo que hasta el momento pertenece al terreno de las hipótesis, de ahí que resulte cada vez más difícil mantener las cotizaciones.

A pesar de todos esos problemas, el Ibex 35 abrió la sesión superando los 11.000 puntos, nivel que perdió hace 10 meses. Ese tirón inicial sirvió, más que nada, para atraer a los vendedores y la sesión se perdió en un constante desgaste que llevó a un cierre en 10.831,90 puntos, con un descenso del 0,83%. El índice de los valores medianos del mercado español bajó el 0,39% y el de los pequeños el 0,69%.

Las noticias que llegaban desde Estados Unidos no presagiaban nada bueno, pues los inventarios mayoristas bajaron en junio, a pesar de la subida de las ventas, lo que indica que estos comerciantes retrasan en lo posible la adquisición de nuevos bienes. Por otra parte, la productividad no agrícola creció en el segundo trimestre el 6,4% a costa de la eliminación de empleos y del descenso de los costes laborales. El avance de las ventas minoristas de agosto tampoco fue positivo, como consecuencia del deterioro del empleo. La Bolsa terminó cayendo el 1,03%.

Estos datos pintan un panorama que difícilmente encaja con las expectativas de los inversores de que la recesión toque fondo a corto plazo y empiezan a dar la razón a los que pronosticaron una fase de turbulencias para acompañar ese proceso y el posible inicio de la recuperación.

Esas turbulencias ya se están dando en los mercados de valores, en los que se puede intentar alcanzar una meta tan difícil como el nivel de los 11.000 puntos para, a renglón seguido, deshacer posiciones a la espera de novedades. La volatilidad va creciendo a medida que los datos positivos se retrasan y las fechas actuales parecen más propensas a la retirada y el descanso que a las aventuras arriesgadas.

La contratación en el Mercado Continuo mejoró ligeramente, hasta alcanzar los 2.192,40 millones de euros, de los que tan sólo 1.629,60 millones procedían de las operaciones del mercado abierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de agosto de 2009.