Iberdrola inicia la nueva central en el Sil sin licencia

La compañía eléctrica Iberdrola empezó ayer la obra de la nueva central de Santo Estevo, ampliación de la existente en el Canón do Sil, sin contar con la perceptiva licencia municipal. El alcalde de Nogueira de Ramuín, Carlos Temes, en cuyo municipio se realiza la construcción, reconoció a este periódico que el Ayuntamiento no ha concedido todavía la licencia de obra "porque Iberdrola no ha pagado las tasas" correspondientes que ascienden a 700.000 euros. Temes resta importancia a este hecho ya que sostiene que la empresa se comprometió a ingresar el dinero esta semana.

Ahora Iberdrola realiza la construcción del edificio que albergará un nuevo grupo de 175 megavatios de potencia y 200 metros cúbicos por segundo de caudal. En un comunicado la empresa garantiza, "como en ocasiones anteriores", el "buen estado ecológico del embalse" así como un análisis "constante" de los parámetros necesarios a cargo de biólogos de la empresa United Research Services "especialista en estudios de ríos y embalses".

Preocupación ecologista

Iberdrola recalca que la construcción de esta nueva central está autorizada por la declaración de impacto ambiental y que el proyecto tiene el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil. El comienzo de las obras sin disponer de la licencia municipal ha vuelto a causar preocupación entre los ecologistas que reclaman al regidor que "ordene la paralización inmediata". La asociación Ríos con Vida, que esta semana se entrevistará con el fiscal del Tribunal Superior de Galicia para tratar este asunto, advierte de que si el alcalde de Nogueira no paraliza las obras "podría estar incurriendo en un delito de prevariación por omisión".

En cuanto acabe esta construcción, la compañía eléctrica comenzará la de la nueva central de San Pedro, en el mismo municipio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS