El Poder Judicial abre un nuevo expediente disciplinario al juez Urquía

La investigación está relacionada con una petición de dinero a un empresario

Después de despojarle de su plaza en el juzgado de instrucción numero 2 de Marbella (Málaga) y denegarle la vuelta a la carrera judicial hasta 2012, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) vuelve a la carga con los asuntos pendientes del magistrado suspendido Francisco Javier de Urquía. El órgano de gobierno de los jueces le ha abierto un nuevo expediente disciplinario, relacionado con una petición de dinero, que instruirá el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha, Vicente Rouco Rodríguez.

El juez Urquía, condenado en firme por aceptar 73.800 euros para la compra de una casa de manos del cerebro del caso Malaya, Juan Antonio Roca, tiene pendiente un nuevo juicio en el que está acusado de participar en un intento de extorsión a un empresario del caso Hidalgo contra el blanqueo de capitales, que él mismo instruía.

En la causa también están imputados sus dos amigos Arnaud Fabrice Albouhair e Igor Mier, encargados de hacer las peticiones de dinero al entorno de empresario, según la instrucción. Será el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) el que determine la participación de Urquía en este supuesto chantaje, por el que se llegaron a pedir hasta ocho millones de euros al hotelero David Shamoon a cambio de levantarle el embargo judicial de sus propiedades.

De momento, lo que ha hecho el Poder Judicial ha sido abrir el expediente disciplinario por estos hechos, y nombrar como instructor al magistrado Vicente Rouco Rodríguez.

Como la vía penal tiene preferencia, el expediente quedará en suspenso hasta que haya sentencia firme. Entonces se reactivará. "Si le terminan condenando se archivará, en el caso de que le absuelvan se tramitará como una falta muy grave", explican fuentes judiciales.

La adjudicación de la investigación al alto magistrado de Castilla La Mancha puede deberse a una precaución del Consejo. "Se suelen nombrar instructores de comunidades cercanas para evitar lazos", señala un magistrado consultado.

Curiosamente, antes de recalar en Marbella, Urquía estuvo destinado en el Juzgado de primera instrucción número 4 de Talavera de la Reina, dependiente de este alto tribunal. "De este periodo, que abarca desde el 27 de enero de 2003 al 18 de enero de 2005, no tienen ningún asunto pendiente", aseguran fuentes del Consejo General del Poder Judicial.

Urquía, que reclamó sin éxito su reingreso en la judicatura tras expirar los 21 meses de suspensión a los que le había condenado el Tribunal Supremo por el cohecho de Roca, también tendrá que responder en su segundo juicio ante el TSJA, por otro presunto soborno. El empresario paquistaní Azan Khan, detenido por la operación Hidalgo, supuestamente abonó 60.000 euros en una bolsa de plástico a Arnaud Albouhair, amigo de Urquía, para que el juez dictara sendas órdenes de libertad bajo fianza para él, su esposa y su sobrino.

El magistrado fue apartado del juzgado número 2 de Marbella en julio de 2007, cuando se descubrió su voz en una de las conversaciones grabadas a Roca durante la instrucción del caso Malaya contra la corrupción marbellí. Desde entonces han desfilado por el juzgado cuatro jueces en comisión de servicio. La última, María Jesús del Pilar Márquez. El Poder Judicial sacó la plaza a concurso a finales de junio.

Sobre la firma

Juana Viúdez

Es redactora de la sección de España, donde realiza labores de redacción y edición. Ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria profesional en EL PAÍS. Antes trabajó en el diario Málaga Hoy y en Cadena Ser. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS