Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo gobierno de Gondomar se reparte las áreas de gestión

La casi totalidad de los asuntos presentados al pleno municipal de Gondomar, el primero con el gobierno surgido de la moción de censura, fueron aprobados por unanimidad, una "primera demostración de que no todos somos iguales", dijo Pauliño del Río, portavoz del BNG. Así sucedió con el reparto de áreas que asume el nuevo gobierno y con el pago de las facturas pendientes desde 2005, un millón de euros en total, cuya liquidación impidió el actual gobierno cuando era oposición en dos plenos anteriores por falta de quorum. El BNG dejó las arcas municipales con un remanente de 1,5 millones de euros.

En el nuevo equipo, el alcalde, Martín Urgal, tendrá como hombre fuerte a Carlos Silva, condenado a cárcel e inhabilitación por prevaricación urbanística y que será el responsable de Hacienda y Personal. El ex portavoz socialista Alfonso de Lis, cuya empresa posee una nave en Oia con orden judicial de demolición, será el responsable de urbanismo, y Manuel Núñez Sestelo, líder de Move Gondomar, el portavoz del gobierno además de gestionar varias áreas.

Los concejales del anterior grupo socialista no reconocieron su expulsión del partido, pese a ser manifiesta y comunicada oficialmente el jueves en el propio Ayuntamiento. "¡Mentirosos, ya no podéis hablar como socialistas!", les gritó la secretaria local de Organización del PSdeG, Marina Vidal. La sesión fue seguida por un centenar de seguidores de la plataforma Moción=Corrupción, sin mayores incidentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de julio de 2009