Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Futbolistas propietarios

Los jugadores del Valencia compran acciones para salvar al club

Los futbolistas del Valencia se convierten en accionistas. Para Albelda, Vicente, David Navarro o Michel, valencianistas y valencianos, el gesto resulta más natural. Pero ver al serbio Zigic o al catalán Bruno Saltor comprando acciones del Valencia, a 48,08 euros la unidad, es un hecho insólito, casi increíble. Todos pasaron ayer por caja. Y adquirieron 50 títulos cada uno. Es decir, invirtieron en la ampliación de capital -cifrada en 90,4 millones- poco más de 2.400 euros. "Está bien que los jugadores demos ejemplo. Somos partícipes del Valencia y así ayudamos al club. No supone ningún esfuerzo especial", dijo Albelda.

Lo hicieron para impulsar la campaña Junts fem força! (Juntos hacemos fuerza) ideada para garantizar una ampliación de capital que nació estrellada, pues sólo un par de días antes apareció un nuevo dueño, la empresa Dalport, que aglutina el 50,3% del capital, y que llegó con promesas millonarias -dijo que invertiría 500 millones en el club-. Pero ese misterioso grupo inversor representado por el ex presidente Vicente Soriano no ha aparecido. Ni con dinero, ni sin él. Y los actuales gestores del club, accionistas, peñistas y aficionados temen que se trate de una estafa. De ahí el interés en que esta operación sea un éxito. Aportaría al club una inyección económica importante para sobrevivir un año más -la deuda es de 547 millones-. Y alejaría del club a sus hasta ahora máximos accionistas, Juan Soler y Soriano, que no invertirán los 35 y 10 millones que necesitan para mantener su cuota de poder.

El presidente, Manuel Llorente, fue el primero en dar ejemplo. El miércoles compró 1.000 acciones, por 48.080 euros, que se suman a las 3.000 que ya tenía. Ex jugadores como Cañizares o Zubizarreta ya se han interesado por cómo participar. Y hoy Baraja, Joaquín, Moyà, César y Maduro adquirirán más acciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de julio de 2009