Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP, PSdeG y BNG mantienen que el 7,1% de la financiación es irrenunciable

La oposición reclama que Feijóo coloque "su propuesta sobre la mesa"

El horizonte de la financiación continúa instalado en el 7,1%. Después del jarro de agua fría que la vicepresidenta del Gobierno descargó el pasado miércoles sobre las aspiraciones de Alberto Núñez Feijóo, los tres partidos parlamentarios mantienen la exigencia porcentual. Desde Facenda, donde ayer se reunieron conselleira y portavoces de la Cámara, no detallaron cuánto por debajo de ese 7,1% quedó el ofrecimiento de la Administración central, pero sí su rechazo a la variable de la emigración y la promesa de mejorar la estimación de la dispersión poblacional a la hora de decidir el reparto de fondos económicos. La Xunta calcula que este factor debe ponderarse en un 1,2% frente al 0,46% actual.

Manuel Vázquez afirma que Galicia no puede perder posiciones

La conselleira Marta Fernández Currás también expuso el asentimiento de Madrid a "la posibilidad de establecer siete tramos de población en financiación de la sanidad" o dos en los servicios sociales para mayores de 65 años. Sin embargo, señaló, "el Estado sigue sin presentar cifras concretas". El reproche, pero invertido, fue el principal entre los utilizados por los partidos de la oposición. Aunque las filas permanecen cerradas en torno a ese 7,1% que supone la posición actual de Galicia en el mapa de la financiación, y del que populares, socialistas y nacionalistas acordaron en sede parlamentaria no bajar, PSdeG y BNG le afean al Gobierno de Feijóo no presentar propuesta propia.

"La Xunta no tiene una propuesta propia, sólo tiene criterios", criticó el diputado socialista Xaquín Fernández Leiceaga al término del encuentro con la titular de Facenda. A esa misma hora, su jefe, el secretario general del PSdeG, aclaraba definitivamente posturas y se distanciaba del PSOE estatal. "Galicia nunca puede renunciar al 7,1%", aseguró Manuel Vázquez, y añadió: "El modelo actual nos perjudica y es injusto que el reparto de la tarta esté basado exclusivamente en el número total de habitantes". Vázquez hizo hincapié en que "no se puede ir de rodillas a Madrid a tratar un tema que entraña una gran complejidad" y recriminó a Feijóo "ir de campeón; su pose de 'cuidado que llego yo' no le va a beneficiar nada". La vicepresidenta de Economía, después de recibir el miércoles a Núñez Feijóo, realizó una oferta que, según el presidente gallego, "queda muy por debajo del 7,1% que reclama Galicia".

La lectura del BNG coincide en parte con la socialista. Pero su apoyo y su firma en el unánime acuerdo parlamentario del 11 de junio "no son un cheque en blanco, sino un pacto de mínimos". Para el portavoz de los nacionalistas en O Hórreo, Carlos Aymerich, "la Xunta debe mantener una posición más activa y no sólo esperar a ver si acepta o no la propuesta de Madrid". Tras la reunión de Fernández Currás con los grupos de la oposición, Aymerich reclamó del Ejecutivo gallego que "ponga sobre la mesa cuántos millones necesita Galicia para cubrir sus necesidades". Y aunque expresó el respaldo nacionalista a la exigencia del 7,1%, insistió en la necesidad de saber la cifra total de la que se parte.

Los nacionalistas recordaron que el ahora presidente de la Xunta "se encargó, personalmente, de abortar el nuevo Estatuto". Así, explican, se impidió una negociación bilateral Xunta-Estado. Fernández Leiceaga, desde el PSdeG, fijó un diagnóstico similar. "La ausencia de un nuevo Estatuto es un déficit de partida, igual que no debatir un modelo de financiación en el Parlamento", dijo. Los socialistas han solicitado una diputación permanente en la Cámara y su correspondiente pleno extraordinario.

Los parlamentarios populares cargaron con más fuerza contra el Gobierno central. Según Manuel Ruiz Rivas, que citó al presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda (PSOE), "la financiación es el misterio de Fátima". "Pese a que la Administración del Estado no ha realizado ningún esfuerzo por lo común", apuntó, "la respuesta del Gobierno gallego ha sido la defensa de los intereses de Galicia". Ruiz Rivas no olvidó una de las líneas argumentales de su partido y atacó a los socialistas catalanes "por insolidarios". De momento, la fecha límite para alcanzar un acuerdo es el 15 de julio. El presidente Alberto Núñez Feijóo se reunirá la semana que viene con los líderes de PSdeG y BNG, Manuel Vázquez y Guillerme Vázquez, por separado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de julio de 2009