Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

La transición digital se abre paso sin grandes contratiempos

La primera fase afectará a cuatro millones de usuarios

En algunas zonas del oeste de Cantabria las imágenes aparecían borrosas. En la sierra de Madrid, la señal se cortaba de forma intermitente. Unos pocos telespectadores rezagados veían cómo la pantalla pasaba a un inquietante fundido en negro. La primera fase del apagón analógico ha empezado en España sin grandes incidencias. Para afrontarlas, el Ministerio de Industria y las comunidades autónomas han puesto en marcha un plan de contingencia que, de momento, no ha tenido mucho trabajo.

Para poder ver las emisiones de televisión digital terrestre (TDT) es imprescindible contar con un sintonizador digital. Los televisores más modernos lo llevan incorporado, pero a los viejos receptores analógicos es obligatorio adaptarles un descodificador. El parque de equipos TDT se acerca a los 18,2 millones y aunque todavía se venden televisores analógicos (56.000 en el primer cuatrimestre), la mayoría de los usuarios se inclinan por los digitales.

"Ahora recibo 21 canales con una imagen nítida", dice una espectadora

Eso es lo que ha hecho Fe G. Borque, que ha aprovechado el apagón para jubilar sus antiguos televisores analógicos. "Ahora se ve de maravilla. Antes captaba media docena de canales, casi siempre con niebla, y ahora recibo 21, con una imagen nítida y un sonido sin interferencias", dice mientras empuña el mando a distancia. Vive en el centro de Zaragoza y desde ayer está ya inmersa en el mundo digital. Borque admite que no ha tenido problemas para resintonizar las emisiones. "Ha sido obra del instalador técnico", confiesa.

La capital aragonesa es la ciudad más importante de las que se han pasado a la TDT en esta primera fase del apagón analógico, y que entre el pasado 28 de junio y el próximo 22 de julio, afectará a más de cuatro millones de personas.

En las zonas de orografía accidentada, los problemas de recepción menudean. Ana Pérez Bahón es ama de casa y vive en Rasines, un pueblo del interior de Cantabria, entre Ampuero y Laredo. Asegura que unas veces, sobre todo cuando sopla mucho el viento, se pierde la señal y otras veces "las imágenes se pixelan y el sonido se entrecorta, aunque no es lo habitual", dice. Atribuye estas anomalías a que "quizá el amplificador que han instalado en Guriezo no tiene potencia suficiente". Pérez Bahón, que hace un año compró una televisión de 50 pulgadas con TDT incluida, pondera la "gran calidad" de la nueva tecnología. Sin embargo, aunque ya ha rastreado entre la maraña de canales nuevos, ella se considera "tradicional" y, por ahora, sólo sintoniza las cadenas "de toda la vida".

El Ministerio de Industria, ha previsto que la segunda fase de la transición a la TDT comience el 31 de diciembre de este año y que proceso finalice el 4 de abril de 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 2009