Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP suprime "por consenso" el test del gallego a funcionarios

Que la Xunta de Núñez Feijóo iba a eliminar el examen obligatorio de gallego en las oposiciones era algo cantado. Lo anunció desde su llegada al poder el propio presidente en distintos escenarios y la conselleira de Facenda, Marta Fernández Curras, con competencias sobre función pública, lo ratificó cada vez que hizo falta en el hemiciclo cuando la oposición suscitó el debate.

Lo de ayer sólo fue el acto final: la votación que permitió al PP modificar la ley y suprimir la prueba tipo test que desde 2007, con la llegada del bipartito, debía superar todo aspirante a funcionario para obtener su plaza en la Administración gallega.

Así que la novedad en la sesión plenaria fue la peculiar interpretación del término consenso que hizo suya el PP. Por partes. En los aledaños del Parlamento, un centenar de miembros de los tres sindicatos, UGT, CIG y Comisiones Obreras, que representan al 90% de los trabajadores públicos, clamaban con sus pancartas contra la supresión del examen. Dentro, en el hemiciclo, los diputados de PSdeG, José Manuel Lage Tuñas, y del Bloque, Bieito Lobeira, rivalizaban en calificativos para reprobar la decisión. "Ataque al corazón de Galicia, exterminio, atentado, agresión, xenofobia, autoodio" fueron sólo algunos de los términos empleados por socialistas y nacionalistas que en todo momento, ayer y desde hace semanas, anunciaron su voto en contra.

Para el portavoz del PP, Antonio Rodríguez Miranda, su iniciativa es fruto del "consenso". No explicó cuál. Insistió, ante la desesperación de los escaños de enfrente, en que los funcionarios deberán acreditar el conocimiento del gallego. Servirá un certificado o el haber terminado la educación secundaria. Para desacreditar esa versión, Lobeira aludió sin citar nombres a diputados y conselleiros del PP, todos con carrera, que apenas saben balbucear algunas palabras en gallego. La titular de Facenda, en cambio, apeló a la libre circulación de los trabajadores que no puede frenar "las barreras lingüísticas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 2009