Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:agenda

Los dibujos en el espacio de Julio González

La Fundación Picasso exhibe en Málaga obras del artista catalán procedentes del IVAM

Nacía el siglo XX cuando Pablo Ruiz Picasso y Julio González sellaron una estrecha amistad que perduró hasta la muerte del escultor y pintor catalán en Arcueil (Francia) en 1942. Fue a finales de los años 20 cuando las trayectorias artísticas de ambos convergieron. En 1928 Picasso recibió el encargo de diseñar un monumento al poeta Apollinaire. Decidió crearlo en hierro, material con el que le faltaba dominio técnico, y acudió para ello a su amigo de juventud, con el que colaboró durante más de dos años. La colaboración entre ambos finalizó en 1932, años en los que Picasso se forjó como escultor y González se decantó por su vocación final: el hierro y la soldadura. No en vano, González entró en la Historia del Arte del siglo XX como el creador de la escultura moderna en hierro.

Fruto de esta relación es la exposición

Julio González. Los límites del metal, muestra que exhibe en la Fundación Picasso de Málaga 52 obras del artista catalán procedentes de los fondos del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM). Está compuesta por 14 esculturas, 17 dibujos, 6 relieves, 12 piezas de orfebrería, dos pinturas y un grabado. Todos los periodos creativos de su cronología artística están representados en la muestra, desde su pintura y orfebrería de principios del siglo XX, a sus experimentos figurativos de la década de los años 20. En la exposición se puede ver, también, la única obra hecha en común por Picasso y Julio González, un grabado de 1929-1930, y una significativa selección de piezas de joyería realizadas entre 1908 y 1940.

Concebida en tres partes, la exposición arranca mostrando piezas de juventud de González, como una selección de pinturas academicistas y pequeñas joyas. La segunda parte se adentra en los años 30, cuando González optó por una escultura muy aérea y gótica, llena de ligereza y espiritualidad. "González acuñó una expresión para definir sus esculturas. En algunas de sus obras la materia se reduce a líneas que acotan un vacío y constituyen 'un dibujo en el espacio', como él mismo decía", señala la directora de la Fundación, Lourdes Moreno.

en la fundación picasso. pza. de la merced, 15. málaga. hasta el 4 de octubre. 1 euro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 2009