Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DINERO & INVERSIONES

Entre la rentabilidad y el riesgo

Los fondos que invierten en Bolsa rusa no son aptos para el inversor timorato

Los fondos que invierten en la Bolsa rusa no son aptos para el inversor timorato, ya que, si bien tienen rachas en las que proporcionan rentabilidades muy elevadas, en otras provocan también exagerados sobresaltos. Lo saben muy bien quienes hayan mantenido durante el último año alguna cantidad invertida en los fondos de renta variable rusa que se distribuyen en España, 14 en total, aunque sólo cinco de ellos tengan más de tres años de historia.

Durante los últimos 12 meses, estos fondos han vivido dos experiencias contrapuestas: la primera, aterradora, con un 78% de caída en el índice RTS de la Bolsa rusa, y la segunda, euforizante, ya que desde enero este índice se ha revalorizado un 103%.

A este grupo de fondos que invierten en la Bolsa rusa pertenece uno de la gestora luxemburguesa de la Unión de Bancos Suizos: el UBS (Lux) Eq S - Russia (USD) P - acc.

Según su gestor, Gabriel Csendes, a pesar de todo "se mantiene intacto el atractivo de largo plazo de la inversión en Rusia", y para justificarlo aduce diferentes razones. "Rusia está entre los primeros países del mundo por volumen de reservas de divisas acumulado, reservas que puede utilizar para estimular su economía". También aduce que "es rica en capital humano, con un nivel educativo entre los más elevados del mundo cuando se mide por el porcentaje que representan los titulados universitarios sobre el conjunto de la población". Y, por supuesto "en recursos naturales muy demandados".

Lo que no es obstáculo para que reconozca las amenazas a las que se enfrenta esa economía hoy, sobre todo, "un declive significativo del precio del petróleo o el que en el primer trimestre el PIB haya caído un 10%". También cita "los preocupantes informes sobre la calidad del crédito en Rusia, el crecimiento de la morosidad y del desempleo o el elevado nivel de deuda exterior (90.000 millones de dólares) que vencerá durante los nueve próximos meses". Para 2010, "la situación mejorará marginalmente, aunque las deudas de baja calidad anularán parte de la capacidad para ampliar el crédito".

Si añadimos los riesgos políticos, a los que también alude Csendes ("enfrentamiento del Gobierno con los oligarcas, disputa con Europa sobre el suministro de petróleo y gas o riesgos geopolíticos con países vecinos"), se entiende por qué la inversión en estos fondos proporciona tantos sustos y, a veces también, tan elevadas rentabilidades.

El 80% de la cartera del fondo está concentrada en energía (34%), materiales básicos (25%) y telecomunicación (20%), y en valores conocidos como Lukoil o Gazprom, o que no lo son tanto como Sberbank RF (cajas de ahorros de la Federación Rusa). Las comisiones y gastos anuales (TER) que la gestora carga al fondo ascienden al 2,38% sobre el patrimonio, por encima de la media de gastos para fondos similares (1,84%). -

Juan Ignacio Crespo es director europeo en Thomson Reuters.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de junio de 2009