Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:24 HORAS EN... ZARAGOZA

Cabaret, jotas y 'techno'

Su legado romano y árabe, los proyectos arquitectónicos heredados de la Expo o su vida nocturna canalla y alocada son la prueba de que en la capital del Ebro queda mucha energía tras la muestra

Si no hay playa, ¿qué puede hacer una ciudad muy accesible con un visitante rápido para ayudarle a combatir el calor? No parar de ofrecerle aspectos que lo hipnoticen a través de los siglos y lo lancen hacia el futuro. Es lo que sucede si el viajero se decide a realizar una visita a todo tren a la capital aragonesa. Una expresión que cobra especial fuerza si provenimos de Madrid o Barcelona, ya que el desarrollo de la Expo del pasado verano -visitada por casi 5.700.000 personas- ayudó a la llegada del AVE a la ciudad. La estación de Zaragoza-Delicias - A se considera el mayor espacio sin pilares de España, y el mismo aeropuerto de la ciudad fue transformado con vistas a aquella muestra (como las plazas hoteleras, hasta entonces muy justas). Hoy, entre la euforia por el retorno a Primera División de fútbol del Real Zaragoza y el anuncio de una nueva Expo dedicada a las flores y la horticultura -Expo Paisajes 2014, que estará en la zona este de la ciudad-, la urbe se ofrece como un destino rápido y frondoso, abierto a todo tipo de visitantes que quieran explorarla a velocidad de vértigo.

9.30 El café y 'La Pilarica'

Desayunar en un local con encanto y a precios accesibles. Es lo que ofrece el Gran Café Zaragoza (2) (Alfonso I, 25; 976 29 08 82), que nos traslada al siglo XIX, y que abre para desayunos y, los fines de semana, como local de copas. A continuación toca suspenderse sobre los dos milenios de historia de la ciudad observando el río Ebro en el paseo de Echegaray Caballero, desde el llamado Puente de Piedra, del siglo XV. Parece que fue el Ebro lo que decidió a los romanos a vincularse a este enclave: Zaragoza deriva de Caesaraugusta, en honor a Augusto, primer -y principal- emperador romano.

Enseguida llegamos a la plaza del Pilar (3) donde se halla la basílica (abre de 5.45 a 21.30; www.cabildodezaragoza.org) que, con sus cuatro torres de postal definiéndose sobre el Ebro, es un referente del barroco y del culto mariano, puesto que cobija a la famosa Virgen del Pilar. Junto al templo tenemos la Lonja, el edificio renacentista no religioso más representativo de la región.

11.30 De Goya a La Seo

Francisco de Goya, que nació en la provincia, se ha convertido en un reclamo inmortal para la ciudad. Enfrente mismo de la Lonja nos detendremos junto al monumento que le rinde homenaje. Esto puede servir para recordar al viajero que en el Museo Ibercaja Camón Aznar (4) (calle de Espoz y Mina, 34; 976 39 73 28 / 976 39 73 87; entrada gratuita) existe una estancia dedicada a las cuatro series de grabados del pintor: Los caprichos, Los desastres de la guerra, La tauromaquia y Los disparates. Sin embargo, antes de partir hacia el museo, no hay que dejar de deleitarse con el exterior de la catedral de San Salvador o La Seo (5) (plaza de la Seo, s/n; www.cabildodezaragoza.org), gran obra gótica que es Patrimonio Mundial por sus restos mudéjares.

14.30 Un conejo con caracoles

En el céntrico barrio de San Gil, delimitado por las calles de Alfonso I, Méndez Núñez, Don Jaime I y El Coso, hay una zona llamada El Tubo donde proliferan desde los graffitis hasta los bares inmemoriales, desde lo más añejo hasta lo más transgresor (siempre con una aureola kitsch). Si queremos comer algo en un entorno pop, es nuestro sitio. Pero en el centro histórico abundan diferentes opciones de éxito seguro. Por ejemplo, cerca del Mercado Central, la Posada de las Almas (6) (San Pablo, 22; 976 43 97 00), restaurante del hostal del mismo nombre, oferta un plato muy personal: el conejo con caracoles.

Es inevitable que, después, pongamos rumbo hacia la avenida de César Augusto (7) y nos demos de bruces con vestigios de las murallas romanas, cuyo cerco pudo llegar a tener 3.000 metros de perímetro y 120 torreones. Desde la misma plaza del Pilar podemos acercarnos hasta los diferentes museos romanos de la ciudad (8): el del Foro (plaza de la Seo, 2), el del Puerto Fluvial (plaza de San Bruno, 8), el de las Termas Públicas (San Juan y San Pedro, 3-7) y el del Teatro Romano (San Jorge, 12). Todos abren de martes a sábado, de 9.00 a 22.30, y los domingos, hasta las 14.00. Hay una entrada conjunta que cuesta 7 euros (más información: 902 14 20 08; www.zaragoza.es).

16.00 Experiencia mudéjar

Exploraremos ahora el mayor legado árabe. La misma plaza de toros de La Misericordia (9) (Gómez Salvó, s/n) tiene rescoldos musulmanes (y un techo móvil). Si caminamos hacia la plaza del Portillo nos toparemos con el monumento a Agustina de Aragón, obra de Mariano Benlliure, y muy cerca de aquí queda un edificio que es Patrimonio Mundial: el Palacio de la Aljafería (10), sede de las Cortes de Aragón. Es una de las cumbres de la arquitectura hispano-musulmana del siglo XI y ha pasado por sucesivas reformas (una de ellas, a cargo de los Reyes Católicos). Su apabullante belleza ornamental está muy relacionada con los palacios sirio-omeyas.

18.00 Territorio fluvial

Para saltar al presente y ponderar el futuro hay diferentes edificios. El del Museo Pablo Serrano (11) (paseo de María Agustín, 20; 976 28 06 59), que espera triplicar su superficie hasta convertirse en el gran centro de arte contemporáneo aragonés. Y por supuesto, los que quedan de la Expo 2008 (12) en la avenida de Ranillas (www.zaragoza.es/ciudad/turismo). Estuvo dedicada al agua y algunas construcciones hacen de legado. La intención es recuperar parte del territorio Expo -el llamado Frente Fluvial- acoplándolo a las necesidades ciudadanas.

Inolvidables resultan las formas del Pabellón Puente de la arquitecta iraquí Zaha Hadid, con su envoltorio inspirado en escamas de tiburón. También saltan a la vista el Acuario Fluvial (976 07 66 06), el mayor de Europa; el Palacio de Congresos de Aragón (www.pcexpoaragon.com), que dibuja un perfil quebrado, o el altísimo edificio de la Torre del Agua.

21.00 Noche con Bigas Luna

Y ahora, a afrontar la noche, que da mucho de sí. Por ejemplo, en tapas. En El Tubo destaca Casa Pascualillo (13) (Libertad, 5; 976 39 72 03), con embutidos de primera. Luego, a El Plata (14) (Cuatro de Agosto, 23; www.elplatacabaretiberico.es), cabaret renacido con la dirección artística de Bigas Luna. El destape, las jotas, la carne y la risa son sus platos principales. De madrugada, durante el fin de semana, este espacio se transforma en Plata Club (www.myspace.com/plataclub), una discoteca que apuesta por el techno más canalla y arrastrado, para no desentonar con la casa madre.

Fuera de esta zona, otras opciones musicales son Pulp (15) -aunque su calle pierde el nombre antiguo, aún aparece en todas las guías como General Sueiro, 46; www.myspace.com/pulpzaragoza- y Desafinado Café (San Antonio María Claret, 17; www.myspace.com/desafinadocafe). Tan personales como la ciudad que los alberga.

Encuentra tu hotel en Zagaroza con EL VIAJERO | Más información en la Guía de Aragón

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de junio de 2009