Reportaje:Carreras & capital humano

A la caza de un empleo

Conseguir un trabajo de verano es este año más difícil pero, según los expertos, no imposible

Más de cuatro millones de personas están actualmente en el paro. Podrían parecer cuatro millones de razones por las que encontrar trabajo en la temporada estival sea este año una misión imposible. Los expertos reconocen que ahora es más complicado, pero insisten en que, aunque en menor medida, aún hay ofertas de empleo. Eso sí: en general, las empresas se han vuelto más exigentes y más tardonas a la hora de decidirse a contratar. Saber dónde buscar y qué puestos son los más demandados pueden ayudar a la hora de conseguir un contrato.

- Más competencia, más exigencia. Los habituales del verano, jóvenes con necesidad de dinero extra, compiten desde el verano pasado con amas de casa, desempleados de más de 45 años y parados que llevan mucho tiempo sin trabajar y buscan al menos un desahogo en verano. "Cuanta más gente hay para un mismo puesto, más puede pedir el empresario. En 2007, con una tasa de desempleo del 7%, se conformaban con cubrir el puesto. Ahora, con el paro en el 17%, son más exigentes con los idiomas y la experiencia", comenta Carlos Cobos, director de marketing de la firma de colocación Star People.

Según las firmas de colocación, las ofertas de empleo han caído un 50%
Sin sustituciones estivales, los servicios son este año casi la única opción

- Aún hay tiempo. "En hostelería y turismo todavía quedan puestos por cubrir", asegura Cobos. Jordi Rius, director regional de Randstad, explica que este año los empresarios están "esperando antes de contratar" para asegurarse de si la bajada del consumo hará daño a sus negocios. Muchos acabarán contratando, pero más adelante y por menos tiempo.

- Muy difícil para los que buscan empezar una carrera. En verano muchos recién licenciados buscaban empezar una vida laboral. A través de becas o sustituciones conseguían experiencia, e incluso un primer contrato que acababa por ser indefinido. "Quienes buscan una carrera laboral este año lo van a tener difícil. No es buen momento para empezar. Las empresas están aún en pleno proceso de ajuste de sus plantillas", razona Rius.

- Mejores perspectivas para el trabajo sólo de verano. Los que sólo buscan un trabajo temporal lo tienen algo más fácil. "Aunque hay cada vez más gente, para este grupo las perspectivas son mejores. En España, el empleo aún tiene un alto grado de estacionalidad, y en verano siempre hay repuntes", aventura Rius.

- Los servicios, el principal salvavidas. "Pese a que la caída del consumo se está notando mucho, en verano todos tendemos a gastar más y eso se va a traducir en más puestos", aventura Encarna Maroño, directora de organización y selección de Adecco. Reconoce que las ofertas han caído el 50%, pero recuerda que tras los ajustes de plantilla tan agresivos que han llevado a cabo las empresas, con poco que crezca el consumo ahora no tendrán más remedio que buscar gente.

- En la industria, pequeños repuntes. "Nosotros hemos visto un pequeño repunte en el sector del automóvil, especialmente en las industrias auxiliares", subraya Rius. No saben si será por las ayudas al automóvil o porque las compañías realizaron grandes expedientes de regulación de empleo y ahora cualquier pico de consumo se traduce en escasez de personal; "pero empiezan a llegar algunas ofertas", dice.

- La banca y las sustituciones, congeladas. Hasta el pasado año, con el verano llegaban centenares de contratos y becas de sustitución para recién licenciados o universitarios en las entidades bancarias. Este año, sin embargo, Randstad ha gestionado cerca de un 50% menos peticiones. Muchas entidades han optado por cerrar en agosto algunos puntos de atención. El BBVA anunció la pasada semana que directamente cerrará 170 oficinas definitivamente. Y no sólo la banca ha congelado sustituciones: El Corte Inglés

anunció hace unos días que tampoco aumentará su plantilla estas vacaciones.

- La movilidad, una gran ventaja. Todos los expertos coinciden en que estar dispuesto a cambiar de ciudad es una ventaja a la hora de lograr un trabajo. Las costas, dicen, siguen absorbiendo trabajadores para julio y agosto, especialmente Baleares. Eso sí, recomiendan partir una vez pactadas todas las condiciones de trabajo.

- Internet, un buen aliado. Entregar el currículo en mano requiere mucho tiempo y mucho esfuerzo. La Red permite llegar a cientos de compañías en minutos. Infojobs, web de búsqueda de empleo, tenía el viernes 106.216 ofertas de trabajo a las que se podía optar mandando el currículo sin moverse de casa.

- Cuidado con las becas y los abusos. "Hay 200.000 becarios cada año trabajando en todos los sectores. Muchas veces son contratos encubiertos, con condiciones abusivas, que en lugar de pagar un sueldo ofrecen una ayuda económica. En verano la cosa es peor, porque se usan para sustituir trabajadores sin ofrecer formación", lamenta Cristina Bermejo, responsable de Juventud en el sindicato CC OO.

- Si no hay suerte, formación para el otoño. Si encontrar trabajo resulta imposible, se puede utilizar el verano para mejorar el currículo. El Servicio Público de Empleo ofrece cientos de cursos gratuitos para desempleados. Los más útiles: los que forman en trabajos de difícil ocupación. -

El currículo estival, a medida

El currículo sigue siendo la mejor carta de presentación para los trabajadores, incluso cuando se trata de empleos de verano. Sin embargo, no es lo mismo buscar un trabajo estival para salir del paso que optar a un puesto con perspectivas de largo plazo. "Es importante enfocar el currículo a la oferta a la que te interesa optar", recomienda Encarna Maroño, directiva de Adecco. Cuidado, advierte, no se trata de mentir. Se trata de saber destacar las cualidades adecuadas y evitar detenerse en las que no guardan relación con el puesto. "Hay que tener cuestiones básicas claras. Hoy en día hay información irrelevante que es mejor omitir, como la referente al servicio militar, pero es imprescindible incluir en los datos personales un correo electrónico", recuerda Carlos Cobos, directivo en Star People. No tener un e-mail, dice, demuestra que estás fuera de onda. En cuanto a la experiencia, en los trabajos puntuales suele primar sobre la formación. Es esencial destacar los empleos anteriores que tengan que ver con el puesto al que se opta. ¿Y si no se tiene experiencia? "Siempre hay que incluir los logros", dice Cobos. Por ejemplo, una administrativa que busque trabajo en hostelería puede destacar aptitudes como la capacidad de organización, de sacrificio o de trabajo en equipo. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de junio de 2009.

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50