Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vigilante salva la vida de un hombre en La Vaguada con un desfibrilador

Un vigilante de seguridad del centro comercial de La Vaguada, en el madrileño barrio del Pilar (distrito de Fuencarral-El Pardo), salvó ayer la vida de un hombre de 38 años que sufrió una parada cardiorrespiratoria cuando estaba en el centro. El vigilante usó el desfibrilador automático del que dispone esta instalación, según explicó un portavoz de Emergencias. Los sanitarios tardaron seis minutos en llegar después del aviso automático que envían estos aparatos al 112, una vez alguien los usa. El hombre se recupera de la dolencia en el hospital de La Paz, donde fue trasladado en estado grave.

Esta es la segunda vez que una persona logra salir de un paro cardíaco gracias a la ayuda de este aparato que el Ayuntamiento de la capital está instalando en polideportivos y centros comerciales, y que ya salvó la vida en enero a un hombre de 54 años que tuvo una parada mientras practicaba deporte en un centro municipal de Carabanchel.

El Consistorio comenzó a instalar desfibriladores en las instalaciones de la ciudad que concentran un elevado número de personas a finales de 2007, tras el fallecimiento por muerte súbita del futbolista del Sevilla Antonio Puerta. Los sanitarios usaron un desfibrilador para intentar salvar a Puerta, aunque no funcionó. Pese a todos, los organismos médicos recomiendan que los grandes equipamientos dispongan de uno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de junio de 2009