Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos de los Encants rechazan el pacto de Hereu y Trias para construir en zona verde

No rotundo. Los vecinos que rodean la plaza de las Glòries no quieren ni oír hablar de que se construyan pisos frente a los futuros Encants. Ése fue el acuerdo al que llegó el bipartito de Jordi Hereu con el grupo de Convergència i Unió para poder aprobar el proyecto de los Encants en el solar -ya pelado- situado entre la Meridiana, la Gran Via y ya plaza de las Glòries. Un pacto imprescindible políticamente por el gobierno en minoría de Hereu, pero que ha provocado el rechazo frontal de las asociaciones de vecinos de los barrios de Sagrada Família, Clot-Camp de l'Arpa, Poblenou y Fort Pienc Arpa.

El acuerdo supone un intercambio de cromos. Que la actual calificación de zona verde de los solares del lado sur de la Meridiana entre Glòries y Marina sea edificable y que los actuales metros cuadrados libres de construcción pasen a otro lugar del Poblenou. "Eso significa cargarse el parque lineal que estaba definido desde la Ciutadella, que ya se ha visto perjudicado por la planificación de la Sagrera. Además formaba parte del compromiso al que llegamos en 2007 todas las asociaciones con el Ayuntamiento", afirmaba ayer Jaume Badenes, de las asociación de vecinos del Poblenou.

Los residentes del entorno de la plaza están a favor de los nuevos Encants, pero sin condicionantes como los que ha exigido CiU y a los que ha accedido Hereu, y que alguien tendrá que poner por escrito en forma de plan urbanístico. Los vecinos no quieren que se sacrifique zona verde. Argumentan, además, que la propia reforma de la plaza ya comporta la construcción de 2.000 pisos, por lo que no entienden por qué se tiene que permitir incrementar todavía más. "No hace falta más vivienda para revitalizar la zona, sino realizar lo que ya está previsto y no se hace", apuntaba Badenes. Se refiere al incumplimiento del calendario de toda la reforma de la plaza y su entorno, que arrancó en 2007 y debería culminar con el derribo del anillo viario elevado allá por 2014.

De hecho, están a la espera de un encuentro solicitado con el alcalde para hablar de los retrasos en la construcción de los equipamientos previstos, que, según el compromiso de Glòries, estarían listos en 2011. Eran seis: un casal y una residencia para la tercera edad, una guardería, un centro de enseñanza primaria, un polideportivo, una biblioteca y un centro de barrio. "No se ha empezado a construir ni uno, sólo el edificio que acogerá el nuevo museo de Bohigas", apunta el representante de la asociación del Poblenou.

En cuanto al argumento de CiU de que hace falta más edificabilidad para evitar el top manta habitual junto a los Encants -y la prostitución nocturna-, los vecinos sostienen que siguiendo ese mismo razonamiento también se propondrá construir en la zona verde central de la futura plaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 2009