Los consejeros de CRTVG se aseguran unos ingresos de 7.000 euros al mes

Los grupos incumplen la obligación legal de escoger profesionales de prestigio

Los aires de austeridad que parecen invadir la política autonómica no llegan de momento al consejo de administración de CRTVG. El Parlamento eligió ayer a los 12 integrantes del consejo, que se garantizan así unos ingresos que superan los 80.000 euros anuales. Los grupos parlamentarios incumplen además la obligación, establecida en la ley de creación de la compañía de radio y televisión públicas, de optar por ciudadanos de "acreditado prestigio profesional", al incluir en sus propuestas a dirigentes políticos, sindicalistas o cargos públicos.

El consejo de administración de CRTVG tiene la peculiaridad de ser el único organismo de la Administración autonómica que se establece a sí mismo sus sistema retributivo. Y lo hace con generosidad. Durante los últimos cuatro años, por ejemplo, los consejeros cobraban 14 pagas de 2.700 euros brutos, a las que hay que sumar 250 euros por consejo y 150 euros por comisión. Consejos y comisiones, sean ordinarios, extraordinarios o los denominados "preparatorios", permiten a los representantes de los partidos elevar sus ingresos a una media superior a los 7.000 euros mensuales, para alcanzar un total bruto anual que oscila entre los 80.000 y los 90.000 euros. Los diputados autonómicos cobran de media un mínimo de 4.200 euros mensuales.

Un alcalde, un sidicalista y dos dirigentes políticos, entre los elegidos
Más información
Los partidos reclaman "neutralidad"

Aunque la ley de CRTVG establece que el consejo de administración se reunirá en sesión ordinaria una vez al mes, la práctica eleva a dos los consejos ordinarios, que se completan con la convocatoria de al menos uno extraordinario al mes. Las comisiones suponen otra buena fuente de ingresos. Están formadas por seis miembros y se reúnen con asiduidad. Sólo en el mes de mayo pasado, por ejemplo, se celebraron 20 comisiones, todas ellas formadas por seis miembros, con un coste global de 180.000 euros.

Las condiciones para formar parte del consejo consisten en ser un profesional de prestigio, ser propuesto por un grupo parlamentario y resultar elegido por la Cámara. Doce aspirantes superaron ayer este último trámite, pero no todos ellos acreditan el cumplimiento de la primera cualidad, como es costumbre desde que se creó la compañía de radio y televisión autonómicas. Es el caso del ex presidente provincial del PP de Lugo José Luis Iravedra, o del alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, del mismo partido. El PSOE también incluyó en su propuesta a un sindicalista de UGT, Juan Carlos Araújo, mientras que el BNG optó directamente por dos miembros de su ejecutiva nacional, los responsables de Organización y Acción Municipal, Montserrat Prado y Manuel Antelo, respectivamente.

Entre sus obligaciones están las de aprobar, a propuesta del director general, el plan de actividades del ente público y la memoria anual de CRTVG, o la de controlar los presupuestos de la compañía y sus sociedades. Aunque, según la opinión de muchos ex consejeros, su actividad no es precisamente sofocante. "No se trabaja, la mayoría están puestos ahí por los partidos para que ganen dinero", acusa la ex consejera Tereixa Navaza. "Es sencillamente escandaloso: los medios de comunicación públicos importan un pimiento; de lo que se trata normalmente es de convocar muchas comisiones y consejos extraordinarios para ganar dinero".

Navaza conoce casos de consejeros "de todos los partidos" que se presentaron a reuniones para tratar algún programa en concreto que no habían visto nunca, o de miembros de la comisión de la radio que desconocían el dial de Radio Galega. La única excepción es el control político. "Ahí sí que cada consejero sabía lo que tenía que hacer, pero, por lo demás, es un órgano que, tal y como está planteado, no sirve para nada".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS