Reportaje:

Cante, baile e investigación

Un congreso acomete el estudio del flamenco con metodología científica

"Si bien el flamenco es un sistema musical y un sistema estético, no es sólo eso. También es un modo de vida, los bienes materiales, los espacios, los rituales, los procesos de transmisión de saberes, los quiebros de cintura, las patologías de menisco... El flamenco es todo eso". Las palabras de la antropóloga Cristina Cruces resumían ayer la riqueza del flamenco y la posibilidad de abordar este arte desde múltiples enfoques.

Cruces ofreció una conferencia sobre El flamenco como objeto de estudio: la perspectiva patrimonial en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Sevilla. La conferencia formó parte del I Congreso Interdisciplinar Investigación y Flamenco, que concluye hoy. El congreso reúne a cantaores junto a un amplio abanico de especialistas procedentes de distintas universidades que aplican un método de investigación científica al flamenco.

El simposio presenta clases magistrales y recitales
Una antropóloga ve "un exceso de diletantismo" en los investigadores
Más información
Larachí Flamenca a escena

Paco Escobar, miembro del comité organizador del congreso y profesor titular de Literatura Española de la Universidad de Sevilla, opina que "el flamenco siempre se había estudiado de una forma impresionista y con poca metodología científica". "El congreso utiliza en su denominación la palabra 'investigación' antes que 'flamenco' porque se propone una pluralidad metodológica que se había aplicado a otras áreas de conocimiento y que no había sido abordada en el flamenco como objeto de estudio. Por ejemplo, la semiótica (estudio de los signos) aplicada al flamenco, las relaciones del flamenco y el poder o la influencia de la danza japonesa en un bailaor mediático como Israel Galván", explica Escobar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Además, el congreso está en concordancia con un programa de doctorado universitario. Tenemos doctorandos que hacen las primeras tesis que tienen como objeto de estudio el flamenco desde esas nuevas metodologías", añade Escobar, que es también guitarrista y compositor de música flamenca. "El flamenco cuenta con un elenco de profesores universitarios que se dedican a la investigación rigurosa. A veces, trabajan con cantaores para que ofrezcan sus perspectivas estéticas. Ahora, el investigador y el cantaor pueden trabajar al unísono para explicar el flamenco", concluye Escobar.

El congreso incluye, así, aproximaciones al flamenco desde los campos más diversos del saber, como las matemáticas, la ingeniería, la filología, la antropología, la estética, la historia o la sociología. El simposio también presenta clases magistrales con recitales de cante flamenco. Esta tarde, a las 20.00, Arcángel ofrecerá su arte en el recinto universitario. El programa de ayer incluía una clase magistral y recital de cante de Charo Martín.

El doctor Philippe Donnier, de la Universidad de Córdoba, presentará hoy una conferencia sobre La descripción multimedia del flamenco que pone de relieve la vocación de un simposio abierto a todas las disciplinas científicas. Una de las comunicaciones de hoy analiza El cuerpo: anatomía, usos técnicos y patologías en el baile femenino. Otra comunicación aborda las repercusiones podológicas en la actividad de las bailaoras.

Cristina Cruces puso el dedo en la llaga al recordar algunos de los defectos de los estudios sobre flamenco. "Hay un exceso de diletantismo en la investigación. Hay una falta de un motor que lleve este barco. No hay una base de datos sobre flamenco", detalló la antropóloga. Cruces recalcó que "la ciencia es acumulación de conocimiento" para mostrar su rechazo hacia los especialistas que "patrimonializan" sus campos de investigación.

Cruces evocó varios hechos que dan alas a la esperanza. "Pero hay fortalezas. El amor al flamenco es una de ellas. La creciente dignificación del flamenco es otra fortaleza. El flamenco es una oportunidad para la investigación", concluyó Cruces. Sólo falta unir esfuerzos y que investigadores y artistas flamencos trabajen juntos en apoyo de un arte que trasciende tiempos y fronteras.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS