Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:Carreras & capital humano | Textos y publicaciones

Principio del fin del capitalismo

La obra analiza los cambios estructurales que se avecinan

"Posiblemente, la mayor aportación realizada por Kart Marx al análisis económico, social y político es su máxima -su ley- de que todos los sistemas, desde el mismo momento de su nacimiento, llevan incrustado el germen de su destrucción, con un agravante: sin ese germen, la existencia del sistema no sería posible". Al menos así lo piensa y lo escribe Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica de la Facultad de Economía de la Universidad Ramon Llull en su ensayo El crash del 2010.

Después de más de cinco años investigando los antecedentes y lo que puede suceder una vez estalle la crisis que se avecina -de ahí que algunos describan a Santiago Niño Becerra como "el profeta de la crisis"-, este experto ha sintetizado sus conclusiones en un ensayo breve pero profundo, que seguramente despertará la polémica y el rechazo entre la élite política, empresarial y financiera española.

EL CRASH DEL 2010. TODA LA VERDAD SOBRE LA CRISIS

Santiago Niño Becerra

Los Libros del Lince

ISBN 978-84-936536-0-6

No en vano se atreve a decir lo que muy pocos están dispuestos a escuchar: "Nos estamos acercando al colapso del sistema, al hundimiento de la economía, y no hay cantidad de dinero que pueda tapar el enorme agujero que hemos ido construyendo a base de especulación, crédito y consumo desmedidos".

Entre otros temas desarrollados en el libro El crash del 2010, se desenmascara la falsa creencia que existe actualmente acerca de que el crecimiento del producto interior bruto (PIB) de un país está estrechamente relacionado con el aumento del bienestar de la población.

Y lo hace explicando el caso de Irlanda, país que el autor visitó personalmente y al que define como "la China de Europa" en vez de "el tigre celta", como se la ha venido denominando a lo largo de la última década por su espectacular crecimiento en términos de producto interior bruto.

Lo más interesante, sin embargo, son los razonamientos que da para justificar las causas y consecuencias del crash que se producirá, en su opinión, a mediados del ejercicio 2010. Y lo hace a través de un análisis histórico, filosófico y, cómo no, económico y financiero. Parece como si el libro se hubiese escrito a vista de pájaro, desde arriba, como un observador neutro del sistema que no incorpora su subjetividad por medio de juicios y opiniones.

Casi la mitad del libro de Niño Becrra está dedicado a narrar una concatenación de hechos que dan lugar a otros hechos por los cuales se intentan explicar los acontecimientos que se avecinan.

No obstante, señala el autor, "cada cambio y hecho trascendental ocurrido a lo largo de la evolución de la historia de la humanidad ha respondido a unas necesidades, se ha llevado a cabo en el momento conveniente por las personas adecuadas y ha tenido unas implicaciones que han determinado todo lo que ha acontecido después".

Para sustentar este argumento, el catedrático Santiago Niño Becerra añade lo siguiente: "Todo sistema económico-social nace a partir de los principios filosóficos que se acuñan al final de la vida del sistema anterior, que construirán la base de una nueva estructura que se conforma a partir de dichos principios. El sistema crece y se expande, pero llega a su máximo y empieza a declinar porque empieza a no poder cumplir las necesidades nacidas de la propia evolución de las cosas".

Por lo visto, al sistema capitalista, tal y como hoy lo conocemos, le quedan unos 60 años de vida.

En su opinión, "el mundo de hoy no sería como es si no hubiese tenido lugar el crash de 1929 y la Gran Depresión de la década de los treinta". Y es precisamente a este acontecimiento "al que debemos volver nuestra mirada si queremos comprender la magnitud de lo que va a ocurrir a lo largo de la próxima década", añade.

"En 2010 va a estallar una crisis sistémica que marcará un importante punto de inflexión en la manera de pensar y hacer las cosas en el futuro, pues la forma en que se ha ido desarrollando el sistema hasta hoy ha dejado de ser eficiente y sostenible", afirma Niño Becerra.

En la última parte se reflexiona acerca de la nueva economía que empezará a construirse tras el crash, cuyo pilar principal será "la responsabilidad personal". Para Niño Becerra, otros conceptos clave para los próximos años van a ser "utilidad", "aprovechamiento", "eficiencia", "cooperación", "colaboración" y, por encima de todos ellos, el principio de que "lo necesario va a ser lo único importante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 2009

Más información

  • Santiago Niño Becerra