Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
'Minicrisis' en el Gabinete regional

El confidente tranquilo

El ex consejero Fisas siempre se ha mantenido alejado de las intrigas políticas

Santiago Fisas Aixelás (Barcelona, 1948), que se incorpora a la lista al Parlamento Europeo por el PP en el puesto 23º, ha sido durante los seis años de su mandato como consejero de Cultura el chevalier galant de la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre. Ha oficiado como su confidente más cercano y también -por contra- como el más alejado de las intrigas políticas desplegadas a su alrededor. A su lado, la presidenta regional se muestra segura y relajada, sin ese blindaje cortés pero férreo que la caracteriza ante otros de sus colaboradores.

Licenciado en Derecho, Fisas fue secretario de Estado para el Deporte, presidente del Consejo Superior de Deportes y vicepresidente primero del Comité Olímpico Español. Desde 1996 a 2004 ejerció como vocal de la Comisión Ejecutiva y de la Junta de Gobierno del Consorcio y del Patronato de la Fundación del Gran Teatro del Liceo. Es patrono del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.

La oposición y la gente de la cultura destacan su capacidad de diálogo

Una afección pasajera le obligó a permanecer en un segundo plano de la escena política en los últimos meses. Y ello pese a que entre sus preferencias figura la de inaugurar en directo exposiciones y museos, eventos culturales o turísticos y deportivos. Cultura es una cartera regional con menos electricidad política que la Vicepresidencia regional que detenta Ignacio González, quien se hará cargo de las competencias de Cultura y Deportes de su consejería.

Fisas ha exhibido un seny dialogante, que llevó a miembros de la oposición, como el parlamentario socialista Antonio Chazarra, a asegurar: "Es un hombre con el que se puede tratar y negociar". Para Jorge Bosso, secretario general de la Unión de Actores, "su presencia en Cultura ha sido una inyección de alta política, por su espíritu conciliador, ecuánime y democrático". Con la asignación en distintas etapas de cometidos de Deportes y Turismo, Fisas, a diferencia de Aguirre, no se ha mostrado muy beligerante frente al Ayuntamiento, pese a las borrosas fronteras competenciales entre Gobierno regional y Consistorio. A instancias municipales, ha avalado la erradicación de la puerta del Rey de la Casa de Campo, muy criticada por Izquierda Unida y Ecologistas en Acción. En Madrid dirigió con diligencia la coordinación del Gobierno regional durante el accidente aéreo de Barajas, en agosto de 2008. Calmo, caballeroso y receptivo, Fisas concibe la política como "realización de cosas útiles"; por ejemplo, acelerar las obras de la muralla de Buitrago, iniciadas por los gobiernos regionales anteriores. En esa localidad plantea la instalación del museo Picasso, en un recinto acorde con su importancia, obtenida gracias al legado a su pueblo de Eugenio Arias, barbero comunista del pintor universal. A instancias de Fisas, Arias recibió la Medalla de Plata de la Comunidad de Madrid en mayo pasado. El Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares ha recibido de él "un trato exquisito", admite su director Enrique Baquedano. Fisas, que gozó durante las vacas gordas de evidente desenvoltura presupuestaria, ha dado a la cultura madrileña un sesgo versado al turismo y la autofinanciación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de abril de 2009