Reportaje:CINE

EL GOLAZO DE GAEL GARCÍA BERNAL

Resulta impensable contemplar la cara de alegría y desvelo de Gael García Bernal sin darle la enhorabuena por su reciente paternidad. "Generalmente se le felicita a uno, ¿verdad? ¡Carajo! Pues nadie me había dicho nada en todo el día hasta ahora". Quizá se deba al ajustadísimo timing (media jornada) que ha concedido para promocionar Rudo y cursi en la Casa de América de Madrid. La película supone su reencuentro con Diego Luna y Alfonso y Carlos Cuarón ocho años después de Y tu mamá también, y sigue las andanzas y rivalidades de dos hermanos que saltan de la plantación bananera a astros del balón.

EP3. ¿No estáis Diego Luna y tú algo talluditos para hacer de promesas del fútbol?

"Me interesa la vida política, pero puedo cambiar más cosas desde mi trinchera"

Gael García Bernal. [Risas] Bueno, es que esta película tiene un componente de farsa.

EP3. En ella tienes aún más empeño en convertirte en cantante que en futbolista. ¿De qué estabas más cerca de crío?

G. G. B. De las dos. No sólo eran mis pasiones, sino mis aspiraciones. Pero la verdad es que no me atrevería con ninguna. Como bien dices, a una ya no puedo por la edad. Aunque pienso que cada vez que me empeño en ser actor, México pierde un gran delantero centro.

EP3. Con tu carrera de cantante igual sí has llegado a tiempo. Una de las claves del éxito de la peli ha sido el del tema principal que cantas desafinando. ¿Quisiste caricaturizar el género norteño?

G. G. B. No, no. Esto es realismo estilizado. Ponte a ver un día [el canal de videoclips mexicano] Bandamax y verás que no bromeo.

EP3. El año pasado rodaste en Madrid con Jim Jarmusch y tu primer hijo [con la actriz Dolores Fonzi] nació aquí en enero. ¿Has venido para quedarte?

G. G. B. No, yo vivo donde trabajo.

EP3. ¿Y con qué estás ahora?

G. G. B. Con nada.

EP3. ¿Qué pasa con la adaptación de Pedro Páramo dirigida por Mateo Gil que ibas a protagonizar?

G. G. B. No está en marcha. Pero yo no soy la persona indicada para decir si arranca o no.

EP3. Has dicho que en tu debut como realizador, Déficit (2007), el actor ha vencido al director. ¿Significa eso que no te vas a animar a dirigir más?

G. G. B. No, lo que quería decir es que no quería volver a dirigirme. Como todo el mundo que haga películas sabrá, dirigir y actuar a la vez es complicadísimo. Disfrutaba más frente a la cámara que detrás. Pero me gustaría seguir probando con la dirección, por supuesto.

EP3. ¿Hay algún proyecto que se te haya quedado por el camino y ahora te arrepientas?

G. G. B. Eh, no. Digo, sí, hay uno; pero las cosas pasan por algo…

EP3. ¿Cuál es?

G. G. B. Nooo, qué te voy a andar diciendo… Pero sí hay uno que me hubiera gustado haber hecho.

EP3. Vienes de familia de actores. ¿Tenías claro desde pequeño que tú también querías dedicarte a esto?

G. G. B. Claro no. Pero sabía que iba a actuar toda mi vida. No de una manera profesional; pensé que me dedicaría a otra cosa y paralelamente haría algo de teatro comunitario. No fue hasta los 22 o 23 años que dije: "Sí, voy a ser actor profesional".

EP3. Para entonces ya habías hecho Amores perros…

G. G. B. Sí, pero todavía no lo tenía claro.

EP3. Aquella película ya suponía un argumento de peso, ¿no?

G. G. B. Sí, pero eso lo dices ahorita, con la perspectiva de haber visto todo lo que vino después [estuvo nominada al Oscar a mejor película extranjera en 2001 y se convirtió en el filme mexicano más rentable de la historia]. Amores perros fue una de las seis películas que se hicieron ese año en México, pero por entonces las cintas no llegaban ni al cine. Yo, cuando la acabé, pedí que me dieran una copia en VHS para mostrársela a mi familia. No había ningún atisbo de que la película se fuese a convertir en lo que se convirtió.

EP3. He leído que los Chuchos [los miembros del partido mexicano Nueva Izquierda] quieren ofrecerte un escaño de diputado federal. ¿Te atreverías con la política?

G. G. B. [Risas]. Yo también me enteré por la prensa y me sorprendió. A mí me interesa muchísimo la política. Y la telenovela política me divierte hasta cierto punto. Ahora, creo más en la política de verdad, la que cambia las cosas, y eso lo puedo hacer desde la trinchera en la que estoy.

Rudo y cursi se estrena hoy en España.

DOS HOMBRES Y UN BALÓN

De casta le viene al galgo

Diego y Gael ya compartieron plató con 13 y 14 años en el culebrón El abuelo y yo. Por más que Gael lo niegue, ambos estaban predestinados: sus padres, actores, le subían al escenario desde crío; igual que a Luna, que es hijo de un escenógrafo y una diseñadora de vestuario.

Y Maribel también

El despertar sexual junto a la Verdú en Y tu mamá también (2001) supuso el espaldarazo para ambos y, de paso, la recuperación de la española como actriz esencial. Fue la segunda película más taquillera de la historia de México, tras Amores perros. La tercera ha sido Rudo y cursi, debut en la dirección de Carlos Cuarón, el guionista de Y tu mamá también.

Al otro lado

Con Canana Films, su productora, sufragan proyectos propios, ajenos y festivales. Ambos debutaron como directores en 2007: Gael, con el largo de ficción Déficit, y Diego, con un documental sobre el boxeador mexicano Julio César Chávez.

Vidas ajenas

Siempre buscan el compromiso social. Gael ha hecho de Che Guevara dos veces, en la TV movie Fidel y en Diarios de motocicleta. Y Diego ha participado, siempre como "novio de", en biopics de la pintora Frida Kahlo (Frida), el escritor Reinaldo Arenas (Antes que anochezca) y el concejal gay de San Francisco Harvey Milk (Mi nombre es Harvey Milk).

'Indies' de lujo

Puede que Gael incrementara su estatus jugando al despiste emocional y las manualidades con Charlotte Gainsbourg en La ciencia del sueño (2007), de Michel Gondry; pero quien se llevó la palma freak fue Luna con su grandiosa encarnación de un imitador de Michael Jackson viviendo un amor imposible con una Marilyn Monroe de palo en la injustamente ignorada Mister Lonely (2007), de Harmony Korine.

En público y en privado

Parece que se hayan puesto de acuerdo hasta para formar familia. Diego se estrenó como padre en agosto del año pasado junto a la actriz Camila Sodi, sobrina de Thalía y protagonista de la opera prima de Gael, Déficit. Gael se enamoró de la actriz argentina Dolores Fonzi durante el rodaje de la turbulenta Vidas privadas (2001), de Fito Páez.

Un futuro de cine

Tras trabajar con Jarmusch, Gael hará de jesuita en el Japón del siglo XVII para Martin Scorsese en Silence. Luna ha sido dirigido por John Malkovich en la obra teatral El buen canario y Malkovich dirigirá una peli con producción de Canana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50