Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat pide a la plantilla más sacrificios para que sea competitiva

La dirección confirma que fabricará en Barcelona el nuevo Audi

El carácter alemán no deja tiempo para la relajación. El mismo día que el presidente de Seat, Erich Schmitt, confirmaba la adjudicación del Audi Q3 a la fábrica de Seat en Martorell -"me complace muchísimo" y "me siento muy orgulloso", declaró-, el directivo alemán lanzó un mensaje demoledor a la plantilla: "La fábrica aún no es competitiva a nivel internacional y tendremos que tomar medidas adicionales para seguir reduciendo los costes".

La fabricación del nuevo todoterreno de Audi a partir de 2011, no sólo asegura al menos 1.200 empleos y aleja el fantasma de los despidos en Seat, sino que supondrá "la creación de más puestos de trabajo, tanto en Seat como en la industria de componentes", aseguró Schmitt. "Pero nuestro trabajo empieza hoy", advirtió. "El Q3 es la clasificación para los Juegos Olímpicos, ahora tenemos que demostrar que podemos conseguir títulos".

¿Qué otras medidas, después de que la plantilla aceptase la congelación salarial? Schmitt sólo señaló que para poder competir con Europa del Este, "los sueldos deberán crecer por debajo de la inflación". Las negociaciones del nuevo convenio colectivo se iniciarán en breve.

El presidente de Seat, más sonriente que de costumbre -eso sí-, también agradeció el compromiso de los trabajadores y el apoyo del Gobierno y de la Generalitat. Preguntado hasta cuatro veces por las ayudas comprometidas, dijo: "No tengo ni idea, son confidenciales". Las administraciones tampoco las desvelaron, pese a tratarse de fondos públicos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que el nuevo Audi asegura hasta 8.000 empleos y el presidente de la Generalitat, José Montilla, destacó que cuando se trabaja codo con codo, los proyectos salen adelante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de abril de 2009