Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE impide que se publiquen las sanciones

Hasta hace unos meses, la Federación Española de Atletismo publicaba en su página web la lista de los atletas sancionados por dopaje. "Desde que un atleta nos denunció ante la Agencia Española de Protección de Datos, que nos multó por intromisión en la intimidad, decidimos dejar de dar publicidad a las sanciones", explican. Y como la de atletismo, las demás federaciones españolas, incluidas alguna, como la de ciclismo, que, si bien no mantenía en su página las sanciones, al menos informaba de ellas cuando se producían. Ahora, ni eso.

Y la publicidad seguirá paralizada bastante tiempo en España, si no en toda Europa. Al menos, si se impone el criterio de la Unión Europea. El grupo de trabajo comunitario para la protección de las personas, en un documento del 8 de abril sobre las normas de control de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), critica con fuerza la política de este organismo, que prevé en su código que el nombre, la sanción y la sustancia de los castigados por dopaje deben ser publicados durante un año en la web de la agencia nacional antidopaje correspondiente.

"Nosotros, en el real decreto, no hemos profundizado en el asunto, que será cuestión de una orden ministerial que sólo se dictará cuando esté resuelto el debate jurídico", dice Albert Soler, director general de Deportes; "habrá que ver si es legal o no".

El efecto ejemplarizante

La AMA justifica esta medida con dos argumentos: para evitar que los deportistas sancionados puedan engañar en algunas competiciones y por su efecto disuasorio, ejemplarizante, dado su carácter de lista negra.

Pero la Unión Europea no está convencida de la necesidad de la publicidad ni, por lo tanto, de su proporcionalidad. "La publicación en Internet de datos personales relacionados con condenas, sin tener en cuenta las circustancias del caso, es desproporcionada", dice el documento.

La AMA, dirigida por juristas anglosajones, en su mayoría australianos y neozelandeses, con una cultura del derecho a la intimidad muy diferente a la de la vieja Europa, ve las cosas de otra manera.

"Por nuestra experiencia, estamos convencidos del efecto disuasorio que tiene la publicidad de las sanciones", dice en su respuesta a la UE; "además, creemos que se han sobrevalorado las implicaciones de la publicidad. En primer lugar, muchos casos llegan a la prensa antes de que se tome una decisión definitiva y, por otra parte, es difícil entender cómo la publicación de sanciones puede violar la ley de protección de la intimidad, dado que muchos tribunales publican online sus sentencias, como el Europeo de los Derechos Humanos, que las mantiene 50 años en su web".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de abril de 2009