Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOTOCICLISMO | GP DE QATAR

La lluvia dará una tregua a MotoGP

La prueba reina del motociclismo ha tenido que aplazarse a esta noche por la intensa lluvia caída ayer sobre Losail

De los 365 días que tiene el año, apenas cuatro o cinco traen lluvia al desierto qatarí. Ayer fue uno de esos días de agua y rayos. Fueron tantos los litros que cayeron sobre Losail que el gran premio de Qatar de motociclismo se convirtió en un caos de principio a fin. Sin mencionar los intereses económicos que persiguen únicamente a la categoría de MotoGP y aíslan a 125 y 250cc, el estreno del Mundial 2009 fue un pistoletazo a medias, con carreras de cuatro vueltas para las motos de menor cilindrada y de 13 para el cuarto de litro. MotoGP ni siquiera arrancó. Lo hará hoy a partir de las 20:00 horas (GMT), según el veredicto de la organización de Doha.

Todo estaba listo: los pilotos en parrilla, los ingenieros dando las últimas instrucciones y la afición ansiosa de ver una carrera completa. Cayeron las primeras gotas, la gente comenzó a mirar al cielo y en seguida tuvo que correr a refugiarse. En apenas unos minutos apenas se podía distinguir si los reflejos de los focos en el asfalto era por la incidencia de la luz sobre el gris o por la reverberación de la luz en los charcos. Así era imposible correr.

MÁS INFORMACIÓN

De noche y con lluvia intensa, los pilotos volvieron a sus garajes en una pausa que duró media hora. Antes de eso, Barberá brilló en 250cc y Andre Ianonne en 125. Stoner, Lorenzo, Rossi, Pedrosa y Sete no tendrían esa oportunidad. El agua comenzó a entrar tímidamente dentro de los boxes. Mal asunto. La organización seguía reunida, pero la decisión era casi unánime. La carrera quedaba cancelada y pospuesta.

Respiraron aliviados Pedrosa y Gibernau, ambos aún recuperándose de sus lesiones. Un día más de recuperación para dos pilotos que aún no se encuentran cómodos sobre sus monturas. La baza española la lidera Lorenzo, que sigue tuteando a los grandes a la primera oportunidad que encuentra. Esta noche se cerrará el gran premio más espectacular de la temporada, un oasis de luz (y agua) en mitad del desierto árabe. Al menos, la predicción meteorológica así lo avala.

Consulta el Especial sobre motociclismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de abril de 2009