Entrevista:PERE DURAN | Director del consorcio Turismo de Barcelona

"La guerra de precios entre hoteleros preocupa mucho a los empresarios"

Pere Duran lleva vinculado a Turismo de Barcelona desde que el consorcio nació, hace 16 años, como parte del esfuerzo de la ciudad para repensar su futuro tras los Juegos Olímpicos. Desde entonces, el turismo no ha dejado de crecer en la capital catalana hasta rozar el récord de los 7,24 millones de visitantes en 2007. Pero llegó la crisis y, en 2008, la cifra bajó a 6,6 millones. "Este sector pesa ya lo mismo que la industria en nuestra economía y algunos de los que tanto lo critican, con la crisis seguro que se han reconvertido", augura, en su despacho. Duran considera "espléndida" la ocupación hotelera en Barcelona de esta Semana Santa, estimada en el 80%. Pero sobre los precios, más bajos que hace un año para paliar la bajada de ocupación, frunce el ceño. "La gente espera la última oferta y eso no es bueno".

"No se ha cancelado ningún congreso, sí hay menos delegados y menos convenciones"

Pregunta. Para el turista, sí.

Respuesta. Es relativo. Cuando se revientan precios, el servicio no suele ser el mismo. A la larga, si todos jugamos a menos, se nos dará menos. Soy crítico con "lo más barato posible". Es un golpe para el sector y para la economía de la ciudad.

P. ¿Hay guerra de precios?

R. Diría que todavía no la hay. Pero en algunos segmentos de la oferta, los más altos, sí hemos detectado nerviosismo y precios más bajos de lo normal... En enero, febrero y parte de marzo vimos rebajas del 15% y del 20%, aunque ahora hay cierto repunte. Los precios están entre el 5% y el 7% por debajo de 2008. Las guerras de precios preocupan mucho a los empresarios.

P. Barcelona ha renovado buena parte de su infraestructura hotelera, pero tiene fama de cara.

R. La relación calidad / precio en relación con la de otras ciudades europeas nos permite concluir que no somos caros.

P. ¿Qué vaticina para 2009, que ha empezado tan mal?

R. Una caída de visitantes del 8%... Pero la realidad es cambiante. Soy optimista porque sufren más las ciudades donde el turismo vacacional es el grueso del total, como Roma, donde supone el 80%. En Barcelona, el 50% es de negocios, que se resiente menos.

P. Responsables de palacios de congresos de Barcelona dicen que se están cancelando eventos.

R. No nos confundamos. Las empresas lo pasan mal y las que pensaban hacer viajes de incentivos a Barcelona pueden haberlos cancelado, o haber reducido el número de beneficiarios, o haber reducido la cifra de invitados. Eso ocurre con las reuniones de empresas y las convenciones. Otra cosa son los congresos. No se ha cancelado ninguno, aunque puede que haya disminuido el número de participantes. Es un buen año en congresos y 2010 será mejor. Y seguimos trabajando para captar eventos como el World Mobile Congress, que está garantizado durante varios años.

P. Bread & Butter se fue.

R. Ocurre en las mejores familias. Berlín nunca digirió que se marchara esa feria e hizo una contraoferta muy buena. A perpetuidad no podemos garantizar ningún congreso. Necesitan rotar. La competencia es brutal y el pacto que negociamos con el gremio de hoteles, para ir a captar ferias con precios de hoteles garantizados que eviten sustos, nos ayudará.

P. ¿Y las conexiones de El Prat les ayudan a captar eventos?

R. No. El Prat está perdiendo tráfico. En parte, por la crisis. Viene menos gente, hay menos negocio. Pero en parte hay menos tráfico porque Iberia ha dejado de operar en El Prat, salvo el Puente Aéreo. Le queda un vuelo a Londres, que deja en octubre. Antes, tenía vuelos a toda Europa. Sólo en parte los opera Clickair, de bajo coste. De ahí que hayamos participado en la compra de Spanair.

P. Si usted trabajara en Vueling o Clickair, ¿no temería competencia desleal, al ver a las instituciones catalanas apoyando a un rival como Spanair?

R. Hay que hacer una lectura de país. Si las instituciones y autoridades no sirven para convencer a quien sea de que el país necesita una operación de este tipo, mal vamos. Y cuidado cuando se habla de que hay dinero público en el proyecto: nuestro consorcio pone 15 millones, pero de nuestro presupuesto de 34,5 millones, el Ayuntamiento sólo pone 1,1 millones. Bienvenido sea el apoyo de las autoridades. Y más viendo el desinterés de los gestores de AENA por El Prat.

P. La futura Terminal 1 demuestra cierto interés, ¿no?

R. Bueno, es una contradicción. La T1 será espectacular. Pero la gestión comercial de esta infraestructura es fundamental. Y debe ser de quien la sufre, de los más próximos. Estoy decepcionado con el Gobierno central.

P. Trabajan en un plan estratégico en el que opinan todos los sectores: vecinos, hoteleros, agencias de viajes... En las discusiones, ¿nadie se queja de exceso de turistas o de exceso de mochileros?

R. El 70% de los turistas que nos visitan son de calidad. El 30% restante se ve mucho y por eso trabajamos para descongestionar el centro. Puede haber algunos problemas concretos que tratamos de mitigar. Yo no creo en una cifra tope de turistas para el futuro: ni 12 millones ni 6. Serán muchos o pocos en función de lo que se haga. El éxito de esta ciudad radica en su estilo de vida, en que la gente se siente cómoda paseando. El día que el turista no se sienta cómodo porque haya demasiados, dejará de elegir Barcelona. Y cuidado con los mochileros. Barak Obama quiere volver a Barcelona. ¡Y la conoce porque vino aquí de mochilero!

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50