Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DÍA A DÍA | Agenda

El arte de coleccionar

Bajo el nombre de La vida privada José María Civit presenta una selección de sus obras de una colección de arte contemporáneo internacional que representa la tragedia y la banalidad con la que conviven los humanos en el siglo XXI. Las obras del artista catalán giran en torno a un discurso que articula lo trágico y lo banal desde la perspectiva de una dualidad y un duelo entre opuestos que, no obstante, se complementan y se convierten en una característica común a las adquisiciones hechas por el coleccionista. La selección incluye trabajos de Damien Hirst, Pierre Gonord, Joana Vasconcellos, Joao Louro, Franz West, Liliana Porter, Yasamusa Morimura, Susy Gómez, Otto Zitko, Joan Brossa, Ana Laura Aláez, Jeff Koons, Carmela García o Per Barclay, entre otros. El título La vida privada hace alusión a la vida privada de los objetos, en los que se hace sensible una determinada producción artística, pero también a la vida y los hechos a los que éstos se asocian. Y, recíprocamente, a la experiencia interior del propio coleccionista, que es quien ha hecho la primera selección de las obras que componen esta colección. Coleccionar remite, en este caso, a una acción privada e individual, pero que a la vez supone establecer un sistema relacional entre los objetos y las cosas desde el propio sujeto que la ejecuta. Según explica el propio Civit, su afán coleccionista le lleva a capturar y albergar formas de pensar, aquello que representa cada objeto, lo que los hace únicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de abril de 2009