Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU quiere volver a limitar las ventas especulativas de acciones

El Tesoro incluye a las aseguradoras en las ayudas

La agencia reguladora del mercado de valores en Estados Unidos (SEC) dio ayer el primer paso para resucitar la vieja normativa que permite restringir las posiciones a corto en el parqué. Estas operaciones las realizan generalmente fondos especulativos, que dirigen sus apuestas hacia determinadas compañías con la intención de sacar tajada con la caída en el precio de sus acciones.

Los vendedores a corto son señalados como responsables en parte de las turbulencias vividas en el mercado y, en concreto, del colapso de algunas compañías financieras. Algunos bancos, como el quebrado Lehman Brothers, les acusaron de propagar falsos rumores para acelerar la caída de sus acciones.

Para hacer frente a esta volatilidad y restaurar la confianza de los inversores, la SEC prohibió que se dirigieran estas operaciones contra 800 firmas. Pero era una acción temporal, y los analistas pedían que se restaurara la normativa antigua, eliminada en 2007, al ver cómo los vendedores a corto volvían a la carga con más fuerza cuando expiraba la suspensión.

La norma que ahora se quiere restaurar fuerza a que la venta a corto se haga a un precio mayor (al menos un centavo de dólar) al último valor de la oferta. La SEC ofrece hasta cinco alternativas, desde instaurar la versión antigua o modificarla para que se active cuando el mercado está bajo presión. Los cambios serán sometidos a consulta pública.

La nueva estrategia, acordada por unanimidad, fue anunciada el mismo día en el que arranca oficialmente la temporada de resultados del primer trimestre en Estados Unidos. Y hace tan sólo una semana se decidía relajar la aplicación de una polémica regla contable que utilizan los bancos para valorar a precio de mercado los activos que tienen en balance.

La presión política ejercida durante los últimos seis meses desde el Capitolio para conseguir que se modificaran estas dos reglas fue importante. Pero aunque en Wall Street se reconocen los beneficios de esas dos acciones para devolver la normalidad a los mercados y reactivar el crédito, se ve con recelo que el péndulo regulador del sistema financiero se ponga sobre Washington.

En paralelo, el Departamento del Tesoro se dispone a ampliar la cobertura del fondo de estabilidad financiera, para incluir las aseguradoras. Es otro paso más para restaurar la confianza de los inversores hacia el sector financiero, lo que dio vida a los títulos de destacados nombres en la industria como Hartford, Genworth, Lincoln, Prudential y MetLife.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 2009