Reportaje:Un traje negro y blanco para emprender viaje.

Michelle Obama reina en Europa

La primera dama de Estados Unidos ofrece una imagen de cercanía en sus actos oficiales, frente al distante 'glamour' que despliega Carla Bruni

Hace un año, Carla Bruni llegaba a Londres de la mano de su marido Nicolas Sarkozy y eclipsaba al mundo con su imagen glamourosa y distinguida posando como una reina junto a Isabel II. Doce meses más tarde, Michelle Obama le ha arrebatado el título de reina de las primeras damas. El diario The Guardian lo resume así: "Carla encantó, pero Michelle nos ha encantado a todos".

Primero en los actos alrededor del G-20 y luego en la cumbre de la OTAN en Estrasburgo, Michelle Obama ha pasado con nota alta su gran examen. Hasta ahora, la primera dama de Estados Unidos se había movido en actos en su país como la inauguración de un huerto ecológico en la Casa Blanca, un curso de comida saludable para los más desfavorecidos o las cenas de los miércoles en las que los Obama abren las puertas de su residencia a representantes de la vida social de su país.

Frente al glamour de Carla Bruni, Michelle ha desplegado cercanía. Conoce el protocolo al detalle, pero lo adapta a su forma de ser. La imagen captada por una cámara de televisión en la que la reina de Inglaterra rodeaba con el brazo la cintura de la primera dama de EE UU, gesto que ella corresponde de igual manera, ha dado la vuelta al mundo. Hay quien intentó ver en él una metedura de pata de Michelle, pero rápidamente alguien que estaba presente en la escena señaló que fue la reina quien inició el acercamiento y Michelle le siguió. El abrazo fue portada de The Times.

No hay duda de que Michelle Obama es seguidora del lenguaje gestual. Le gusta abrazar a la gente, mostrar su cariño a quienes se acercan a ella y busca proximidad incluso en actos tan fríos como una cumbre internacional. Los observadores indican que, por eso, ella no ha renunciado a los colores fuertes de su vestuario, ni a las chaquetas de punto que llevaba en su anterior etapa vital, cuando los objetivos de las cámaras no le escrutaban al milímetro, ni tampoco a sus zapatos bajos. Tampoco se despega de su collar de perlas de dos vueltas que la acompaña allá por donde va.

La calidez de Michelle ha ganado al glamour de Carla. La primera dama francesa tiene más estilo, es más guapa y mucho más profesional a la hora de enfrentarse a una cámara. Pero su porte, según un crítico de moda británico, parece sacado de la corte de María Antonieta en comparación con la naturalidad de Michelle Obama. Y es que ésta lo resuelve todo siendo ella misma. Ella no ha olvidado que nació en los suburbios de Chicago y que fue una prestigiosa abogada.

Distinto estilimos d Michelle Obama.
Distinto estilimos d Michelle Obama.AP / AFP

Sobre la firma

Mábel Galaz

Fue la primera mujer en pertenecer a la sección de Deportes de EL PAÍS. Luego hizo información de Madrid y Cultura. Impulsó la creación de las páginas de Gente y Estilo. Ha colaborado con varias cadenas de televisión y con la Cadena Ser. Ahora escribe en El País Semanal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS