El BBVA pide un gran pacto ante la "emergencia" actual

El sueldo de González y la reducción del dividendo protagonizan la junta

Cinco horas de junta general de accionistas dan para mucho. Si además intervienen 18 accionistas, acaban saliendo todos los temas. Los más agradables ("el BBVA se ha salvado de la crisis con buena nota por su gestión") y los menos (el sueldo del presidente, la caída del dividendo y los recortes de plantilla).

El presidente del BBVA, Francisco González, calentó el ambiente de la junta celebrada en Bilbao al afirmar que España necesita un gran pacto de partidos y sindicatos "para afrontar esta situación de verdadera emergencia nacional", en alusión a la crisis económica. González mantiene buenas relaciones con Mariano Rajoy, líder del PP, lo que da trascendencia a esta afirmación. No en vano fue este partido el que le aupó a la presidencia de Argentaria, para luego llegar al BBVA. "Hay que poner las bases de un nuevo modelo económico que sustituya al anterior. Ningún Gobierno o partido puede hacerlo en solitario. El éxito depende de nuestra capacidad para aparcar diferencias y trabajar juntos". A continuación comentó que se "necesita un acuerdo nacional y social" para superar la crisis y aludió, sin citarlos, a los Pactos de la Moncloa.

El banco prefiere pasarlo mal antes que tener ayudas del Estado

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tras el Consejo de Ministros, interpretó que las palabras de González "probablemente vayan dirigidas al PP, que es quien falta por arrimar el hombro".

El segundo mensaje de González se dirigió a las entidades españolas con problemas. "Debemos asumir que si la recesión es suficientemente dura y prolongada, que lo es, pueden emerger problemas de solvencia en algunas entidades" españolas. "Un banco sin crédito no es un banco. No se pueden mantener entidades zombis, que no tienen futuro", afirmó. También dijo que "habrá oportunidades" para comprar bancos. "Las estudiaremos".

El tercer mensaje fue que el BBVA no va a realizar ampliaciones de capital "porque castigan al accionista". En su opinión, pedir capital "por debajo del precio de cotización", como hizo el Santander, "es muestra de debilidad". Hubo más ataques claros al Santander por el caso Madoff y por un fondo inmobiliario del que no pueden salir sus clientes.

Pero los accionistas no se consolaron y se quejaron del recorte del dividendo, algo que no ha hecho el Santander. Lo que el BBVA paga en metálico ha caído un 32%. Si se cuenta que entregará acciones, la reducción es del 16%. Respecto a los 16 millones obtenidos, entre sueldo y pensiones, por González, éste respondió que "está en línea con los niveles internacionales. Pocos tendrán bonus porque muchos han hundido sus entidades", dijo.

Por último, una advertencia al Gobierno: "Prefiero seguir siendo privado, aunque tenga más sufrimiento, que estar bajo el Estado que no es buen gestor y genera ineficiencia".

González, seguido del consejero delegado, José Ignacio Goirigolzari, en la junta del BBVA.
González, seguido del consejero delegado, José Ignacio Goirigolzari, en la junta del BBVA.TXETXU BERRUEZO

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS