Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El vuelco electoral | País Vasco

El presidente de EA confirma su dimisión tras el desastre electoral

El presidente de Eusko Alkartasuna (EA), Unai Ziarreta, se ha convertido en la primera víctima de las elecciones vascas. El tremendo retroceso de este partido, que pierde cinco de sus siete parlamentarios, ha forzado la renuncia de Ziarreta a continuar en el cargo, en el que apenas lleva 15 meses. Ayer hizo oficial ante la ejecutiva nacional de su partido la decisión de renunciar a la presidencia y convocar un congreso extraordinario tras los malos resultados electorales.

Eusko Alkartasuna, que formó parte del Gobierno tripartito de Ibarretxe en la pasada legislatura, decidió esta vez no concurrir en coalición con el PNV y sólo obtuvo 37.820 votos, 70.000 menos que hace diez años, la última vez que concurrió en solitario. Consigue sólo dos -uno en Guipúzcoa y otro en Álava- de los siete escaños que tenía. Este partido incluso podría perder el de Álava en favor de los socialistas tras el recuento, el próximo viernes, de los votos del extranjero. El propio Ziarreta, que iba como cabeza de lista por Vizcaya, se queda sin su asiento en la Cámara vasca.

La dirección del partido decidió arropar a su presidente y asumió de forma colectiva la debacle electoral. Ante este panorama, la ejecutiva decidió convocar a todos sus afiliados a un congreso extraordinario que se celebrará en Bilbao el próximo 4 de abril. Ese día será elegida la nueva dirección del partido.

Fundada en 1986 tras una traumática escisión en el PNV, EA tiene su principal caladero electoral en Guipúzcoa, donde gobierna junto a los peneuvistas la Diputación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 2009