Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:'All Star' de la NBA

"Ahora, a por el anillo"

Tras brillar con 14 puntos y ocho rebotes, Gasol encara su gran reto: ganar la Liga con los Lakers

Phil Jackson no necesitó recurrir esta vez a la antigua fórmula magistral: "¡Salgan a la cancha y diviértanse!". El mensaje habría sido reiterativo a oídos de unos tipos ya talluditos, especialmente un tal Shaquille O'Neal, que, a sus 36 años, al borde ya de la retirada y celebrándose el All Star en la cancha de su equipo, los Suns de Phoenix, tomó cartas en el asunto y decidió que el fin de semana iba a ser una fiesta por todo lo alto. Nada mejor para montarla que la complicidad de sus antiguos días de gloria en los Lakers, la del propio Jackson como entrenador, y la de su socio de entonces, Kobe Bryant. Muchas batallas en el recuerdo, muchos ríos de tinta después sobre las malas relaciones entre las dos figuras que dieron a los Lakers sus tres últimos anillos. Shaquille dio fe de sus pretensiones en los prolegómenos del partido. Se puso una máscara blanca, imitó al Fantasma de la Ópera y se puso a bailar en compañía del grupo Jabbawockeez. Resultó impagable el baile de la mole de 2,16 metros y 150 kilos, del hombre que se bautizó a sí mismo como "el gran cactus" cuando fichó por los Suns. Un adelanto de lo que iba a llegar acto seguido. "He querido hacer algo memorable para mí y para los aficionados", explicó el propio Shaq.

Bryant y O'Neal recordaron viejos tiempos y compartieron el premio al mejor

"Intenté estar tranquilo y activo. He estado suelto", resumió Pau

El partido no fue el más emocionante de los All Star. Todo lo contrario. Ganó el equipo del Oeste, el de Shaquille, Kobe y Pau Gasol, por 146-119, la mayor diferencia, de largo, desde que en 1995, también en Phoenix, el Oeste ganó también por 27 puntos (139-112). Lo que sí es seguro es que fue uno de los All Star más divertidos de la historia, aderezado además por la espléndida actuación de Gasol en su segunda presencia en un partido tan significativo para las grandes figuras. Concluyó con 14 puntos, ocho rebotes, una asistencia y un tapón en los apenas 17 minutos que estuvo en la pista. "Sabía que tampoco saldría a jugar mucho. Pero me he encontrado más relajado y a gusto, sin tanta tensión como en mi primer All Star, tal vez porque entonces estaba enfermo y ahora, en cambio, estaba físicamente mucho mejor. Estoy contento con mi actitud, con el resultado y con mi aportación", contó el pívot español, centrado a partir de ahora en conseguir derribar la más alta barrera, la de ser el primer español en lograr un anillo de la NBA después de que hayan caído ya otros mitos: tres españoles en el All Star, un participante en el concurso de mates... "Habrá que volver a ganarse estar en otro All Star, pero ahora tenemos que volver a pensar en la Liga y en el anillo y continuar con la consistencia, la concentración y la actitud que nos ha permitido estar con el mejor récord del campeonato [42 victorias y 10 derrotas]", concluyó Gasol. Los Lakers vuelven a jugar hoy, ante los Hawks de Atlanta.

El duelo entre Kobe y LeBron James se resolvió a favor del alero de los Lakers, autor de 27 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias. LeBron se quedó en 20 puntos, cinco rebotes y tres asistencias. O'Neal, el gran animador, concluyó con 17 puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias. "Me he sentido como en los viejos tiempos. Los echo de menos. Kobe es el mejor jugador", concluyó Shaq. La NBA decidió que Bryant y O'Neal compartieran el premio al mejor jugador (MVP). "Es la primera vez que veo un MVP que solamente juega 11 minutos en un All Star, pero Shaquille ha tenido un gran impacto en el juego", dijo Jackson. Bryant y O'Neal suman ya tres trofeos MVP en este partido tan especial. Kobe, a sus 30 años, lleva camino de batir todas las marcas. Iguala los tres de Oscar Robertson y Michael Jordan y se queda a uno del récord de Bob Pettit.

La batería de pívots del Oeste marcó diferencias en el rebote. Jackson disponía de Yao Ming, Duncan, O'Neal, Gasol, West y cuatros como Nowitzki y Stoudemire. Garnett y Howard no pudieron con ellos. Pierce, Williams y Wade no bastaron para contrarrestar las bajas aportaciones de Iverson, Johnson, Allen y Lewis.

Gasol irrumpió en la cancha en los últimos segundos del primer cuarto. Relevó a O'Neal y en su primera acción anotó sus primeros puntos en un All Star, ya que, en el anterior, en Houston, hace tres años, tuvo la mala suerte de sufrir una amigdalitis y, aunque fue el máximo reboteador, no logró encestar. El barcelonés demostró que es tan capaz de hacer valer su físico para capturar un rebote como para correr el contraataque. Se fue al descanso con 10 puntos y cuatro rebotes en sólo siete minutos y medio de juego. El 16 de los Lakers explicó cómo afrontó el partido: "Las individualidades intentan lucirse más de lo habitual. No se suele hacer un juego de equipo porque no estamos todo el año juntos. Tenemos que simplificar y la presión es muy distinta a la de un partido normal. He intentado estar tranquilo, ser activo. He estado suelto y he podido finalizar canastas fáciles, pero hay que estar aquí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 2009