Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El zoo planea dotarse de una familia de elefantes

La idea es que 'Susi', el único ejemplar, sea la matriarca de la nueva manada

Susi, una elefanta de 40 años, es la única de su especie que existe en el zoo de Barcelona y la idea es que eso no sea así por mucho tiempo. La dirección del complejo quiere que en un futuro Susi esté acompañada por una familia de elefantes que podrían adquirir de alguno de los otros zoos de Europa. Susi se ha quedado sola en el zoo después de la muerte en 2008 de Alice, su compañera, que falleció con 43 años. Pese a su avanzada edad, en la frontera de la media de vida de los elefantes, Lluís Colom, jefe de conservación del zoológico, está convencido de que Susi podrá asumir el rol de matriarca del grupo. "Está en muy buen estado físico", señaló ayer dijo rechazando una hipotética mala apariencia: "Tenemos muchas esperanzas en ella".

El programa tardará aún en aplicarse. La idea es que los nuevos ejemplares lleguen a Barcelona solo cuando esté realizado el nuevo espacio en el que convivirán. El zoo se abastece mayoritariamente de animales nacidos en cautividad y procedentes de otros complejos homónimos. Y para poder pujar, se debe competir con las instalaciones más idóneas. La previsión es tener listo el proyecto a final de año y poder ejecutarlo a finales de 2010 y principios de 2011. Susi fue criada en libertad y lleva unos 20 años en el zoo de Barcelona. No está en condiciones de reproducirse, pero sí de ser esa guía que necesitarán sus compañeros. La dirección del zoo está negociando con otros complejos la futura adquisición de la nueva colonia.

El alcalde Jordi Hereu ha avalado que la Ciutadella disponga de más ejemplares de elefantes por estar íntimamente relacionado con la historia del recinto y ligado a la memoria de los barceloneses. El zoo de Barcelona llegó a tener hace años cinco elefantes africanos y asiáticos y en esta ocasión se espera que sean de una misma especie. No están en peligro de extinción, pero su supervivencia en África tampoco está del todo garantizada.

Tras varios años de incertidumbre, el zoo de Barcelona no quiere perder comba y ha previsto este año invertir 24 millones de euros, destinados en su mayoría (19) al zoo marino, que abrirá sus puertas en 2015. Los cinco millones restantes servirán para mejorar diversas instalaciones de la Ciutadella, como las que acogerán al dragón de Comodo. Las obras se litigarán en los dos próximos meses. Ignasi Cardelús, delegado de Presidencia y Relaciones Institucionales del Ayuntamiento, admitió que la última indefinición sobre cómo debía ser el zoo quizá había frenado algunas obras pero subrayó que esa etapa se había ya superado. La realidad es que en 2007 se invirtieron 3,1 millones de euros y en 2008, 3,7. La idea es realizar las obras en la Ciutadella y en la plataforma marina de forma paralela.

Mientras tanto, el zoo cerró 2008 con 1.065.000 visitas, 38.000 menos respecto a 2007. Cardelús lo achacó al mal tiempo de los fines de semana del pasado otoño, pero destacó que ha habido un aumento de 9.000 socios del zoo club.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 2009