Girona acoge el legado ecologista y antropológico de Beuys

Proclamó que cada hombre "es un artista" y que "todo conocimiento procede del arte", pero quienes conocieron a Joseph Beuys dicen que, por encima de todo, era un ser humano ligado a la tierra y defensor de un arte entroncado con la vida. "Un hombre que amaba a la humanidad y a la naturaleza", asegura Lucrecia de Dominizio Durini, mecenas, activista beuysiana y propietaria de la colección que abre la temporada de exposiciones de la Fundación Caixa Girona-Fontana d'Or.

Se trata de Joseph Beuys: Diari of Seychelles. Difesa della Natura, una exposición que reúne por primera vez todo el material desglosado en fotografías, instrumentos, objetos, escritos y filmaciones relativos a la plantación de las semillas de cocoteros protegidos, "coconut" y "coco de mer" que el artista realizó en diciembre de 1980 en aquellas islas tropicales. Se trata de una acción "pionera y visionaria", un paradigma de la fusión entre el hombre y la tierra que sentó las bases de otras conocidas performances como la plantación de 7.000 robles para la Documenta de Kasel entre 1982 y 1987.

La comisaria de la exposición, Pilar Parcerisas, destaca la "dificultad" de exponer a Beuys, ya que su obra está "bloqueada en los museos". "Es una ocasión irrepetible de acercarse a un arte de ideas", añade.

Beuys viajó a las Seychelles invitado por Lucrecia y Buby Durini, testigos excepcionales de su trayectoria. Las imágenes muestran al artista entregado a la tarea de hacer germinar las plantas. "Va sin su inseparable sombrero de fieltro, descubierto ante la tierra de unas islas incontaminadas", explica Durini, testigo del proceso. Una de las palmeras creció de forma rápida. La segunda lo hizo pocos días después de la muerte de Beuys, en 1986.

La exhibición dejará una huella permanente en los jardines de la Fundación Caixa Girona en Cap Roig, donde se habilitará un espacio para plantar los árboles simbólicos de Beuys.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS