Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pacto de no agresión Madrid-UEFA

Boluda retira el recurso al TAS por Lass y Huntelaar, aunque, según fuentes jurídicas, "tenía más del 50% de posibilidades de ganarlo" - La norma polémica desaparecerá el próximo curso

Cronología de los hechos: martes 20, el Madrid presenta ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) el recurso para poder inscribir en la Champions tanto a Lass como a Huntelaar; jueves 22, Vicente Boluda, su presidente, y Michel Platini, el de la UEFA, comen juntos en Nyón: Boluda se compromete a retirarlo mientras, no muy lejos, en Lausana, los abogados del club presentan los fundamentos de dicha apelación; lunes 26, junta directiva: el abogado belga Dupont, enemigo de la UEFA -por la ley Bosman- expone sus argumentos para derrotar al organismo europeo ante el TAS; ayer, martes 27, el Madrid, a través de un comunicado, anuncia que retira el recurso "a petición de la UEFA". Pocas horas antes, Raúl reconoció ante la prensa que todo lo que pasó a partir de la asamblea del 7 de diciembre "ha perjudicado la imagen del club".

"Todo lo ocurrido en el último mes ha perjudicado la imagen del club", dice Raúl

¿Por qué Boluda, que se comprometió el pasado jueves ante Platini, ha tardado cinco días en retirar el recurso? Oficialmente, no quería dar marcha atrás sin antes consultarlo con su junta, lo que hizo el lunes. Quería dejar constancia de que había sido una decisión consensuada. Los directivos optaron por "tomarse un par de días para pensárselo" antes de que caducara el plazo (el 1 de febrero) de inscripción de los jugadores.

"Había más del 50% de posibilidades de que el Madrid ganara el recurso. Primero, porque la UEFA retirará la norma [artículo 17.18 que permite inscribir en la Champions sólo a un jugador que haya disputado en la misma temporada una competición europea con otro club] el curso que viene. Segundo, porque tenía miedo a perderlo y quedar en entredicho. Si no, no habría convencido al Madrid de dar marcha atrás", explican fuentes jurídicas cercanas al caso.

Desde que el 26 de diciembre la UEFA comunicase al Madrid que, de sus dos fichajes de invierno, Huntelaar y Lass, sólo podía inscribir a uno, Boluda se colocó en el bando de los "antipelea con la UEFA". Intentó convencer a Ramón Calderón, entonces aún presidente, de que no le declarase la guerra y de que lo más lógico sería reconocer el error y punto. A Boluda le respaldaban unos cuantos directivos más, pero no Pedja Mijatovic. El director deportivo del club y su fiel escudero Carlos Bucero -los responsables del entuerto, pues desconocían la existencia de la norma 17.18 de la UEFA- han intentado hasta el último momento seguir adelante con el recurso.

Hasta ayer. Boluda -en su momento, dijo que, en su empresa, el responsable de semejante chapuza estaría en la calle al día siguiente- ha echado un pulso a Mijatovic. Por otra parte, éste hace como si nada y sigue diciendo que tiene contrato hasta 2010 y que su cargo está "por encima de las elecciones". El caso es que Boluda ha preferido quedar bien con la UEFA y dejar en evidencia a Mijatovic. De hacer el ridículo, ha pensado, que lo haga él.

Un par de horas antes de que el Madrid hiciera oficial la retirada del recurso al TAS, Raúl comparecía en rueda de prensa en Valdebebas. "La más perjudicada ha sido la imagen del club", contestó el capitán, crecido en la casa y con los valores de la casa, cuando le preguntaron si no ha sentido vergüenza con todo lo ocurrido -amaño de la asamblea, pucherazo y dimisión de Calderón- en el último mes y medio. "Hay cosas que no se pueden controlar. Está claro que no es para estar contento. Necesitamos estabilidad y mejorar la imagen del Madrid hacia fuera". Ésta es la petición de Raúl, quien tampoco se conforma con la imagen deportiva: "A todos nos gustaría jugar mejor y marcar más. Los partidos en el Bernabéu se están haciendo muy complicados. A veces, la ansiedad por hacer las cosas bien nos impide hacerlas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 2009