Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Ida de los octavos de final de la Copa del Rey

La plantilla por encima de todo

Guardiola sólo ha repetido dos alineaciones en 28 partidos, pero el Barça bate récords juegue quien juegue

El imparable Barcelona de esta temporada es un equipo con mil caras. En los 28 partidos que suma en la Liga, la Champions y la Copa del Rey sólo ha repetido dos veces la misma alineación, contra el Numancia y el Almería. Da igual que falte un crack, o dos, o hasta tres; que sea por lesión, por decisión técnica o por las convocatorias de las selecciones. El equipo, sea cual sea su once, arrolla. En la Liga ha batido el récord de puntos en la jornada 17, con 44. En goles suma la friolera de 78, a 2,8 tantos por partido. Y ha sumado 24 partidos sin perder y de ellos sólo tres empates (Racing, Getafe y Basilea).

El encuentro de Copa en el Calderón, el pasado martes, supuso la última demostración de que el Barça no se ciñe a los nombres estelares. Messi regaló un hat trick pero Eto'o, Puyol, Márquez, Henry y Xavi se habían quedado en Barcelona. No ha sido el primer partido en el que no estaban todos los cracks. Cuando Eto'o marcó tres goles al Almería no estaban Gudjohnsen y Keita; cuando el Valladolid salió del Camp Nou con seis tantos (cuatro del camerunés), faltaba Iniesta. Y nada menos que otra vez el nueve e Iniesta faltaron el día de otro hat trick, el de Henry en casa contra el Valencia, que encajó un 4-0. El equipo pasó con nota la difícil cuesta de diciembre sin el de Fuentealbilla y también, contra el Villarreal, sin Márquez.

En el caso del partido de Copa en el Calderón, las numerosas ausencias dieron lugar a una inédita defensa integrada por Alves, Cáceres, Piqué y Sylvinho. Una novedad que añade solvencia a la versatilidad que preconiza Guardiola. Tras el partido, el técnico afirmó: "Yo escojo y ellos son buenos. Este es un plantel de 25 jugadores en el que, juegue quien juegue, lo puede hacer bien". Y apuntó: "El jugador sabe que en cada partido se juega cosas. En cada partido hay tienen objetivos, sobre todo mantener el tono. Eso refuerza mucho al equipo. Es la única manera de llegar hasta el final a todas las competiciones". El entrenador azulgrana añadió incluso que le gustaría poder hacer más rotaciones, como ocurre en el baloncesto o el balonmano.

También los jugadores celebran la filosofía del equipo por encima de todo pese a que reconocen que cuentan con algunos de los mejores jugadores del mundo. En vísperas de su retorno tras dos meses lesionado, Iniesta aseguraba que no había sufrido. "Este Barça no depende ni de mí ni de nadie. Tenía absoluta confianza en el equipo y he disfrutado viendo cómo juega". Y reflexionaba: "Se está demostrando desde la pretemporada: la fuerza del equipo es la idea, la manera de jugar. Eso está por encima de quien juegue". El día de su hat trick, Henry se despachó con la importancia de disfrutar: para el equipo y la afición. El discurso se ha extendido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 2009