Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Ida de los octavos de la Copa del Rey

El Valencia se confunde

Fue inferior al Racing, que dispuso de las mejores ocasiones

Dos equipos que la temporada pasada se desenvolvieron con alegría en la Copa -el Valencia salió campeón y el Racing fue semifinalista- proporcionaron ayer un partido de alternativas, más intenso que brillante. El equipo local procuró lo más divertido, pero el Valencia, con una iniciativa de lo más tediosa, logró arrancar un empate con incidentes. Acabó con nueve jugadores tras ser expulsados Vicente y Miguel, en dos acciones impropias de su experiencia.

El Racing apareció más atrevido sobre el campo. Munitis y Pereira conducían al equipo de Muñiz, menos interesado en la especulación que proponía el Valencia. Los dos delanteros contaron con la ayuda de Toni Moral, fichado del Alavés en el mercado de invierno. Colsa volvió a manejar el centro del campo, aunque volvió a verse demasiado solo. Con Morientes, el Valencia se ve obligado a posicionarse de manera distinta, lo que ayer le distrajo de su sistema habitual de Liga. Edu y Fernandes aportaron contundencia y rapidez. La creación quedó en los pies de Vicente, que no dispuso de grandes ayudas.

RACING 1- VALENCIA 1

Racing: Coltorti; Pinillos, Oriol, Garay, Sepsi (Marcano, min. 84); Munitis, Colsa, Lacen, Serrano; Pereira (Juanjo, min. 84) y Toni Moral (Edu Bedia, min. 76). No utilizados: Mario; y Gonçalves.

Valencia: Renan; Miguel, Marchena, Maduro (Albiol, min. 61), Del Horno; Pablo Hernández, Fernandes, Edu, Vicente; Angulo (Silva, min. 68) y Morientes (Villa, min. 78). No utilizados: Guaita; y Albelda.

Goles: 0-1. M. 36. Colsa, en propia puerta, al intentar despejar un saque de esquina. 1-1. M. 57. Lacen, de falta directa.

Árbitro: Clos Gómez. Amonestó a Sepsi, Munitis, Lacen, Oriol, Marchena, Albiol, Edu y Del Horno. Expulsó por roja directa a Vicente (m. 87) y por doble amarilla a Miguel (m. 93)

Unos 10.000 espectadores en El Sardinero.

Fue un partido de alternativas, más intenso que brillante, y lleno de incidentes

El Valencia ofreció su versión más rácana. El Racing no abandonó la vía del empuje

No obstante, a pesar de que la pelota era suya, el Racing afrontó muchas dificultades para acercarse con claridad a la meta de Renán. Quiso hacer su territorio de los costados, pero el Valencia no se dejó sorprender. En esas estaba el encuentro cuando un saque de esquina de Fernandes lo despejó Colsa con la cabeza hacia su propia portería. Coltorti, un portero de casi dos metros, no tuvo tiempo de reaccionar. El Valencia, muy remolón a la hora de acercarse al guardameta suizo, se encontró así con un gol que legitimó aún más su idea del fútbol, ayer en su versión más rácana.

Nada más comenzar la segunda parte, el Racing tropezó de nuevo con un imprevisto. Pereira quebró la cintura de Miguel, que cayó en la trampa y cometió penalti. Garay se encargó de lanzarlo. Optó por una solución correcta, pero el larguero rechazó la pelota, con Renán en el suelo. El Racing no renunció. Después de una clara ocasión de Serrano, llegó una falta con autor inesperado. Lacen, más acostumbrado a la disputa que al brillo, sorteó la barrera con un ajustado disparo de izquierda que sorprendió a todo El Sardinero.

El equipo cántabro quiso más. Sin abandonar la vía del empuje, generó más preocupaciones al Valencia, que se empeñó en ofrecer facilidades. No tuvo recursos ofensivos y la labor de destrucción dejó de ser efectiva, con lo que el Racing halló un camino libre continuo hacia la portería de Renán. Pereira remató en un escorzo un centro de Pinillos, pero el meta brasileño impidió el gol. Emery buscó en su banquillo, donde estaban Silva y Villa. La entrada de los dos internacionales equilibró las fuerzas, con un Valencia atento al contragolpe, pero parapetado en exceso sobre su defensa. Luego llegó el lío de las expulsiones, con un Valencia desquiciado y perdido sobre el campo.

El árbitro recoge insultos de Miguel en el acta

El embrollado final de partido que vivieron el Racing de Santander y el Valencia tuvo su prolongación en el acta firmada por Clos Gómez. El árbitro expulsó a los valencianistas Miguel y Vicente, además de José Jacinto de los Santos, el ATS del equipo. Unai Emery tuvo que contener a Miguel, que buscaba al árbitro con mirada furibunda. Hubo empujones. Hubo gritos. Y hubo graves insultos y amenazas.

"¡Hijo de puta, te voy a matar, eres un hijo de puta!", le gritó Miguel al árbitro asistente, según el acta de Clos Gómez. El árbitro, además, describe la tensa situación que se vivía en esos momentos sobre el césped. "Siendo sujetado y alejado por miembros del banquillo visitante", dice sobre la actitud del lateral portugués tras su expulsión del minuto 88.

Miguel, sin embargo, no fue el único que procedió a enfrentarse al árbitro asistente con palabras más que gruesas, siempre según el acta. En el mismo minuto de su expulsión, De los Santos salió del banquillo del Valencia para encararse con el árbitro. "¡La culpa la tienes tú, cabrón, hijo de puta", gritó según el documento federativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 2009

Más información